Related Posts with Thumbnails

18/5/09

Si lo dijo el Pocho y lo cita Pepito debe ser cierto

Un día como hoy pero hoy el Secretario de Redacción del diario Clarín, Osvaldo Pepe, escribe una notita chiquitita de opinión, con dos parrafitos cortitos, así nomás, como quien no quiere la cosa.
En el primero de ellos, cual inocente joven, poeta, romántico, rebelde y ofuscado por tanta impostura, tanta pose falsa y tan poca esencia, parece descubrir, indignadísimo, que los asesores de imagen ayudan a mostrar a un candidato de una forma determinada para que lo voten más personas. No se refiere, por supuesto, a los candidatos opositores que gastan millones en publicidad hace meses sino a los oficialistas que están empezando a hacer campaña.
Hasta acá, todo normal. Un párrafo, una pavada. Lo interesante está en el segundo párrafo de Pepito. Veamos:
Es así que en campaña "todo vale", pero las palabras quedan. Menoscabar la memoria de Evita como lo hizo Hugo Biolcati, el presidente de la Sociedad Rural, por ejemplo, no resiste la historia: ni siquiera lo exculpa un perdón tardío.
Cuando uno empieza a creer que Clarín por fin se dio cuenta del odio antipopular que detenta la Sociedad Rural y sus objetivos oscuros y antidemocráticos, ahí nomás sigue escribiendo Pepito para tranquilizarnos:
Tampoco sirve acosar a diario a medios y periodistas, bajo el cargo de confundir con malicia a la sociedad, como lo hace el ex presidente Kirchner.
¡Claro! Reírse de Eva Perón es lo peor del mundo, en tanto y en cuanto sea asimilable a criticar a Clarín. Sin embargo, lo lindo viene un poco más adelante porque Pepito... ¡cita a Perón!
Ya sabemos que a los antiperonistas les encanta citar a Perón cuando creen que dijo algo que les sirve para ganar una discusioncita. Debe tener que ver con la sensación de inseguridad que crece día a día y nadie hace nada. Lo que nunca habíamos visto es que citen a Perón para perder una discusión.


De un gesto se vuelve, de la palabra no. A propósito, veamos éstas: "La opinión pública del país está lo suficientemente preparada para criticar las informaciones que recibe. En algunos sectores se pensó que esa opinión había sido confundida con información tendenciosa, pero no fue así. A pesar que dos tercios de la opinión ciudadana soportó décadas de prédica destructiva, mantuvo una monolítica unidad de convicción. No es posible 'vender' ideas al pueblo, menos aún cuando, como en nuestro caso, se encuentra en él una incontenible sed de verdad". No es un comunicado de entidades de prensa. El texto lo firmó Juan Perón en la presentación de su Modelo Nacional, el 1° de mayo de 1974.
Tal vez Pepito no la leyó con mucha atención porque Perón, en esa frase (que la eligió Pepito, sin que nadie lo acose como denuncia en el primer párrafo) está diciendo lo mismo que Kirchner. El hecho de que para Perón, “la opinión pública del país” no se termine creyendo la “información tendenciosa”, la “prédica destructiva”, habilita a Pepito a creer que entonces no hay ningún problema en tirar fruta por el aire. Sólo le falta decir a Pepito “sí, desde Clarín tergiversamos la información pero no se quejen y no nos denuncien porque Perón dijo que los pueblos no son tan boludos y por más que le ocultemos la verdad, no nos van a dar bola”.
¡Mentime que me gusta! De un gesto se vuelve, de la palabra no. Y del ridículo menos.

18 comentarios /:

Lic. Baleno dijo...

Clarin dice que tergiversa la informacion y que tiene una predica destructiva pero que no nos preocupemos porque, ya lo dijo Peron, son completamente ineficientes.
Bueno, no nos preocuparemos, el sistema inmunologico del movimiento generara los anticuerpos en forma de blogs, es que prevenir es curar.

Martin Jd dijo...

Medio boludo el clarinofilo este, pero bueno, nunca es mala la oportunidad para citarlo al coronel.

Eva Row dijo...

Buenísimo el análisis. Lo que se olvida el hombre es que Perón cerró La Prensa, porque al Pueblo no llegaron a engrupirlo, pero como ahora, el diario encendía el fuego del odio gorila entre los agrogarcas, los radicales, y los socialistas, igual que ahora. Así que no cite tanto a Perón. Lo cierto es que a Clarín, sin querer lo creó Perón. La Prensa tenía todos los avisos clasificados. Al cerrarla, se pasaron a Clarín, y gracias a eso, se convirtió en diario indispensable. Si no fuera por los clasificados, no hubiera llegado hasta hoy.

Dalai Rama dijo...

Pepe lolo tutu dodo, siempre al servicio de las causas antipopulares.

"Al enemigo ni justicia" (JDP)

bahia ruge dijo...

Clarinete está de fiesta! Espèroq salga la ley de radiodifución y se les acabe todo!

ramon dijo...

gracias compañeros por leer el cachivache este por nosotros, son impresentables, al mejor que tienen escribiéndo es al del horóscopo. Lástima y lastima que la clase media sea tan boluda y lo siga comprando. Ya se les va a acabar.

martin jd dijo...

Y para cuando la ley muchachos??

Anónimo dijo...

Me hizo cagar de risa el Dalai Rama. muy bueno...

Anónimo dijo...

Me parece que esta crítica está escrita a la defensiva, desde el odio y sin objetividad. Cuando las cosas son relatadas así, también pierden credibilidad.
Clarín es un desastre, lo sé. Pero los periodistas son personas, no empresas, y meter a todos en una misma bolsa es poco serio.
Leí la "notita chiquitita", y saben qué me pareció? que es muy virtuoso un periodista que en pocas palabras pueda decir tanto. Y saben qué más? que la objetividad, que es algo que le cuesta a muchos hombres y mujeres sostener, es una característica de este periodista. Que siendo peronista tiene todo el derecho del mundo a citar a Perón y a enojarse con Kirchner, si le place. Sí muchachos, infórmense, "Pepito" como ustedes lo llaman, es peronista, de esos que fueron a Ezeiza a esperar al General cuando ni ustedes ni yo habíamos nacido. Y unos años después, "Pepito" me dio la vida y el apellido, que es Pepe.

PAULA

Anónimo dijo...

ahhhhh mirá vos, los comentarios no se publican hasta que no sean "aprobados" por un moderador? y la libertad de expresión?? me suena curioso, digo, se quejan de algo que después hacen. Esto es muy poco serio.

Paula Pepe

luzbelita dijo...

Esto lo escribio mi amigo tato, para compartir


Vergüenza perdida

Les pido un favor, denme una manito. Sucede que yo no sé defender, soy regular para atacar y muy empeñoso en el arte afectivo de cuidar y con diferentes resultados. Pero mi defensa es como la de Independiente.

Este lunes le pegaron a un amigo, lo acorralaron con artes mañosos y lo hicieron muñeco de reproches, críticas y agravios, con fundamentos llenos de prejuicios, con la insidia que aceita hoy a la mayoría de los medios de comunicación, especialmente los medios concentrados.

Y la verdad no sé como hacer para presentar una defensa, solo se me ocurren puñetazos al viento. Porque la desvergüenza es inasible y por lo tanto intangible y entonces no se le puede atinar un ataque. Los empleados de Hadad, por ejemplo, señores de diferentes profesiones, de intelectualidad mediocre, de afectaciones falsas y de moral difusa, se escurren en la viscosidad de su propia indecencia cuando uno pretende tomarlos.

La señora Giudici, diputada nacional, como otra muestra, pobre mujer que transita la irresponsabilidad política con la misma inercia que la expone en el caso “Cromagnon” en calidad de desvaída silueta tanto como la punta de lanza legislativa contra la ley de democratización de la palabra pública, laborando aquí a favor de los monopolios. En ambos casos un personaje de medianía absoluta, si es que vale el contrasentido.

El constitucionalista Gregorio Badeni, sosten legal de ADEPA, núcleo reaccionario con formato de organización de prensa, histórico colaboracionista de los golpes militares y defensor a ultranza de la institucionalidad legal de la dictadura en materia de medios, defensor de Antonio Buzzi y de Edgardo Patti, tanto como del orden legal impuesto por la 22285.

Y el “Grupo” que se expone como pista de despegue de estos obuses, con el candor y la inocencia de las madamas, como si se estuviese hablando de un asunto que no lo involucra como factotum y actor principal de los intereses en juego.

Entre todos se han escandalizado públicamente porque un joven militante, intelectual, académico, realizador cinematográfico, amante del tango y del box, peronista cultural y buena persona, relató en el relax de una entrevista que fue, a los 22 años, gerenciador de una radio “trucha”.

El pecado pasó de venial a mortal por decisión de oportunidad y no hay Dios consultado.

Durante más de veinte años los argentinos hicimos crecer un sistema mediático alterno y en contradicción con las malformaciones que la década de los noventa producía fuera de políticas concentradoras y privatizadoras. La palabra pública, igual que los ferrocarriles, las aerolíneas, el gas, la minería y los teléfonos, se enajenaba de su raíz original. Muchos, por aprovechamiento tecnológico, le pusimos el pecho a esa corriente, y construimos un espacio alternativo al hoyo simbólico que se tragaba todo. Lo hicimos con riesgo y con amor, como todas las cosas que tienen bondad de origen. Mientras dábamos esa batalla, los gendarmes del silencio nos denunciaban y perseguían blandiendo nada más y nada menos que la ley de la dictadura, un agravio adicional en medio de la democracia sangradamente recuperada.

Éramos radios truchas.

Ahora, veinte años después, la misma descarada reacción, el mismo oprobioso estigma, pretende pringar la voluntad política de los hombres que empujan la creación de un marco legal de la democracia para la comunicación audiovisual, una ley construida y consensuada, en recabo de la experiencia internacional con vistas a reinstaurar la cuestión de la comunicación en el seno de la cultura.

Es demasiada infamia a la que no se puede devolverle solo silencio,
Una mano entonces les pido, yo que no sé defender, para darle amparo a una vocación legítima y a una necesidad fundante para el orden institucional de la Argentina.
No dejemos sin censura social y sin respuesta a semejante mendacidad.

Ley de medios ya. Tratamiento parlamentario ya. Hablemos para recuperar la voz.

Un Día Peronista dijo...

Paula, te agradecemos las críticas. Nos sirven para mejorar ya que, aunque no tengamos grandes pretensiones literarias, sabemos que si escribimos en un humilde blog y no en un diario de gran tirada, en algún punto es porque, entre otras cosas, nos falta aprender mucho.
Sin embrago, dejanos decirte nuestra opinión también sobre tus comentarios. Nosotros no valoramos la objetividad periodística como un valor en sí mismo. Como sabemos que desde la decisión de qué publicar y qué no, cómo titular y cómo no, a quién criticar y a quién no, implican muchas decisiones subjetivas, creemos que hay mucho de honestidad en fijar y dejar en claro determinada posición ante los temas a abordar en un artículo.
No fue nuestra intención insultar, ni criticar a Osvaldo Pepe sino hacer notar que citando una frase de Perón, confirmaba algo contrario a lo que trataba de decir al citarlo. Ahora, si vos decís que Osvaldo Pepe es peronista, nuestras disculpas sinceras son por haber insinuado que era antiperonista. Lo que sí, permitinos preguntarte cómo preferís o prefiere el Sr. Pepe que lo tratemos, ¿como un periodista “objetivo” o “peronista”?
Nosotros preferimos pedirle disculpas por haber dicho que es antiperonista cuando vos decís que no lo es. Las diferencias entre peronistas son sanas, la diversidad enriquece. La objetividad no admite diferencias. Para un peronista no hay nada mejor que otro peronista. Para un objetivo, nada es mejor que nada.
Si vos decís que el Secretario de Redacción del diario Clarín tiene libertad total para decir exactamente lo que piensa sobre todos los temas que quiera, aún cuando su opinión afecte los intereses económicos de la empresa que lo emplea, en algún punto, sos tan soñadora como nosotros. La política sin sueños, es rosca y negocios.
Saludos sinceros y afectuosos
Los Autores

El Turco Turquestán dijo...

Emotiva sin dudas, la defensa de Paula: tal vez por eso fallida, a destiempo, inarticulada, carente de argumentos. El Secretario de Reacción del principal partido opositor también cree que puede usar al coronel del Pueblo tanto para un barrido como para un fregado. Y no, no se puede. Ya sabemos que fue peronista... Atentísima lectura de Un día Peronista, que celebro.
El Turco Turquestán
(www.osvaldotangir.blogspot.com)

Anónimo dijo...

..bueno que análisis de la nota de Osvaldo Pepe, desde lo semántico hasta letra por letra. Con ese enfásis y "mala leche" ni la carta mas sentida que le escribí a mi madre o mis hijos se salva. Creo que mas que una análisis (ni siquiera digo objetivo), hay mucha mala leche o bronca personal, rivalidad o lo que sea, pero es r.
ElCepa d' tequendama

Anónimo dijo...

Supongo que sí, que soy tan soñadora como ustedes. Gracias por sus palabras.

Paula Pepe
paulanataliapepe@yahoo.com.ar

Anónimo dijo...

Compañeros, página 31 Clarín de hoy, 17/06, la respuesta del periodista Osvaldo Pepe, que ustedes reclamaban.

Saludos, Paula.

Anónimo dijo...

PEPITO ES ELIASCHEV. Y PEPE SIGUE LA CARAVANA. CON ESTA NOTA CONSEGUIRÁ, IGUAL QUE EL OTRO, NO MENOS DE DIECISIETE KIOSCOS PARA IR TIRANDO...LA TRAICIÓN PAGA BIEN. SÓLO QUE DESPUÉS TE COBRA EN LA VENTANILLA MENOS PENSADA.

Lucas sobrado (lucassobrado@hotmail.com.ar) dijo...

Hace 35 años que leo Clarín, algo de Crónica, Pagina y Tiempo Arg. para comparar las noticias. Sin embargo las investigaciones de Clarín me parecen las más acertadas y escrachó a funcionarios corruptos defendidos por el poder democrático de turno. Lease Alfonsín, Menen De la Rua y Kirchner. Leo Clarín, voté a Perón, Alfonsín, De la Rua, a Nestor (el mejor) y Cristina (genial ella, pero rodeada de lo peor de la política).