Related Posts with Thumbnails

22/5/07

Zapatitos Blancos sí, Alpargatas no

Un día como hoy pero de 1971 un pospúber Rodolfo Galimberti pone su primer caño peronista en la tienda imperialista "Harrods", sita en la glamorosa calle Florida. El acto no obedece sólo a motivaciones políticas: el joven Rodolfo necesita un nuevo par de mocasines. Las señoras gordas huyen despavoridas. En la apurada, entre humo y confusión, sólo atina a levantar un par de lustrosos zapatos de cuerina blanca resplandeciente. Orgulloso, casi agrandado, se encamina luciendo el curioso calzado hacia la pizzería Banchero sucursal Corrientes, reducto en el que la "tendencia" se reúne a escuchar atenta a viejos oráculos del nacionalismo, entre los que se encuentra el mismísimo Arturo Jauretche. Los zapatitos blancos son blanco de risas, burlas y otros desprecios. Se dice que esos ataques y gastadas marcaron profundamente al joven. Un famoso psicoanalista filo-peronista de izquierda sostuvo que “la personalidad” de Galimba “se conforma fundamentalmente a partir del hecho de que no tuvo una figura paterno-materna que iniciara su narcisismo, aportando a una construcción deficitaria del “yo” que empuja al individuo a suplir esas falencias con patologías del acto, actitudes altaneras, peligrosas, en la constante búsqueda de riesgo, y por supuesto de aprobación y de una definición del ser”. En definitiva, el científico afirma que el Loco fue loco sólo para demostrarles a aquellos viejos de qué estaba hecho ese hombre. El pueblo peronista lo seguirá hasta la muerte, y luego, lamentará su traición.