Related Posts with Thumbnails

11/3/08

Juventud, divino peroncho

Un día como hoy pero del año 1964 se realiza un encuentro entre algunos jóvenes peronistas y el líder del Movimiento en Puerta de Hierro. Los objetivos eran simples y hasta cantados: los jóvenes viajarían hasta Madrid para contarle al Pocho que acá estaban a pleno y Perón les diría que le metan pata porque los bancaba como loco. Cada uno de los pibes venía rompiéndose el marote pensando qué decir en semejante cónclave para transmitirle a Perón, en pocos minutos, el apoyo incondicional a la Revolución Justicialista. Luego de una larga y detallada intervención del líder popular en la que les habló sobre todo de economía -en un criollo perfecto-, salió el tema de Cuba, de Fidel Castro pero sobre todo del Che. La supuesta reunión entre el Pocho y el Che para articular de alguna forma la resistencia peronista con la guerrilla en Bolivia había sido hacía pocos días en ese mismo lugar. Perón repitió más o menos lo que le había dicho: que el terreno era demasiado alto para su asma, que era una zona casi despoblada con pocos habitantes ajenos a toda motivación, que habían sendas sólo conocidas por baqueanos y que si éstos no colaboraban, las dificultades se multiplicarían. Además, Perón les comentó a los jóvenes que le había recomendado al Che la lectura de "El discurso del método" de Descartes, libro reiteradamente citado en "La Comunidad Organizada". Perón tenía la esperanza de que su lectura influyera en la peligrosa decisión del Che que luego le provocaría la muerte en tierras bolivianas. En ese momento, uno de los jóvenes presentes en la reunión aprovecha para meter bocado: "Se nota que no lo leyó, General", dijo con tono de complicidad. Perón se desconcierta un poco y mirando la modesta biblioteca que le permitía el exilio madrilense le contesta al joven:

-Lo que pasa es que... es que con tantos viajes... usted se imagina, no tuve tiempo....

-¡No! Usted no, general. Quise decir que el Che no lo había leído -intentó corregirse nervioso.

-¡Ahhh! Naturalmente... -sentenció el Pocho para destrabar la situación y desencadenar unas carcajadas generales.

En fin, otro día peronista en el que los libros son tan o más protagonistas que las alpargatas.

4 comentarios /:

Jean Paul dijo...

El che decía que era peronista fuera de Argentina.
Y Perón no era ningún bruto y había leído mucho.
Además no solo había sido deslumbrado por Mussolini, sino por la REvolución Rusa.
En Argentina, no hay libros ni alpargatas. Por lo menos con el General se podía elegir.

Jorge Y. de la G. dijo...

Un dato curioso es que Perón siendo presidente en los '40-'50, escribía artículos para el diario Democracia firmando como "Descartes". Que no haya leído el "Discurso del Método", yo no me lo creo...

Muchos saludos.

Lic. Baleno dijo...

Peron firmaba como Descartes porque el seudonimo de Descartes era Astronomo Peron.
Un homenaje.

Un Día Peronista dijo...

Hablando de "Descartes", Un Día Peronista apoya fervientemente la despenalización de las drogas, medida peronista si las hay.