Related Posts with Thumbnails

30/7/07

Conquistar derechos produce alegría

Un día como hoy pero de 1949 la Abanderada de los Humildes -Jefa Espiritual de la Nación- Sra. María Eva Duarte de Perón, resulta electa pleshidenta del recién nacido Partido Peronista Femenino. Evita lo definiría como “un movimiento popular surgido de la unión de millares y millares de mujeres argentinas que trabajan en las fábricas, en el campo, en sus casas, en los talleres”. Había logrado algo conjuntamente con todas las mujeres de su pueblo: que se sancione la ley por la cual la mujer argentina adquiere el derecho al voto. La ley 13.010 es promulgada el 23 de septiembre de 1947. Ella misma votará por primera vez desde su lecho de muerte en las elecciones del 11 de noviembre de 1951. Dicen que fué voto cantado. Las señoras gordas de Barrio Norte utilizarían ese derecho recién adquirido para expresar su odio hacia Eva. Sin dudas, que las diez mucamas de la señora gorda, junto a sus 13 criadas, "sirvientas" y niñeras pudieran votar, no significaba en realidad una verdadera alegría: la cuestión de clase tiró más que la cuestión de género. Al respecto Arturo Jauretche solía decir que en los humildes conquistar derechos produce alegría, mientras que en las clases dominantes odio y resentimiento. El pueblo femenino ya votaba, pero faltaba lo sustancial: que las mujeres pasen a ocupar directamente un rol activo en la política. Dentro del peronismo y por iniciativa propia, la mujer pasaba a ocupar el 33% de los cargos elegibles. Si bien no existía una ley que obligara a los partidos a postular un determinado número de mujeres, el Partido Peronista Femenino empezó a cumplir esa función y ya en 1972 no era más un partido autónomo sino un "tercio" del Partido Justicialista. Recién 20 años después el cupo femenino se convirtió en ley y obligó a esa actitud al resto de los partidos políticos argentinos.