Related Posts with Thumbnails

9/7/07

Día de la Independencia

Un día como hoy pero de 576 a.C. ocurre en Grecia un eclipse de Sol que confirma las predicciones de un joven Thales, filósofo y matemático fenicio que prestaría luego su nombre como patronímico del famoso teorema de su autoría. Dos mil trescientos noventa y dos años después se reunen en Tucumán los representantes del pueblo argentino y firman el acta de Declaración de la Independencia. Los muchachos están envalentonados y podridos de los gallegos. Una vez terminadas las deliberaciones, nombran jefe a Pueyrredón y le dan el Ejército al compañero San Martín. Después salen todos a tomarse un vinito bajo un sol pleno y sin obstáculos. Un día muy peronista. Sólo 131 años después en un día más soleado todavía, se juntan de vuelta en Tucumán los representantes del pueblo y junto al Pocho firman abajo del siguiente párrafo:

Preámbulo

Nos, los representantes del pueblo y del gobierno de la República Argentina, reunidos en Congreso Abierto a la voluntad nacional, invocando la Divina Providencia en el nombre y por la autoridad del pueblo que representamos, declaramos solemnemente a la faz de la Tierra la justicia en que fundan su decisión, los pueblos y gobiernos de las provincias y territorios argentinos, de romper los vínculos dominadores del capitalismo foráneo enclavado en el país y recuperar los derechos al gobierno propio de las fuentes económicas nacionales. La nación alcanza su libertad económica para quedar, en consecuencia, de hecho y de derecho, con el amplio y pleno poder para darse las formas que exijan la justicia y la economía universal, en defensa de la solidaridad humana.
Así lo declaran y ratifican ante el pueblo y gobierno de la Nación, el gobierno y pueblo aquí representados, comprometiéndose uno y otro al cumplimiento y sostén de esta, su voluntad, bajo el seguro y garantía de sus vidas y honor. Comuníquese a la Nación, y en obsequio del respeto que se debe a los demás Estados, detállense en un manifiesto y acta las fuentes determinantes de esta solemne declaración, dada en la Sala de Sesiones del Congreso de las Provincias Unidas, donde en mil ochocientos dieciséis se proclamara la independencia de la República, y refrendada por los representantes del pueblo y gobierno argentinos aquí reunidos.