Related Posts with Thumbnails

9/8/07

¿Querían instituciones?

Un día como hoy pero de 1951 se cumplía el primer día en el que los pampeanos y los chaqueños vivían en sus Provincias de La Pampa y Chaco. La presidencia estaba a cargo del General Juan Domingo Perón, quien envió al Congreso el proyecto de ley, impulsado a su vez por una presentación que realizó Evita al Senado de la Nación, en su carácter de presidente del Movimiento Peronista Femenino y "ejerciendo el derecho a peticionar que me acuerda el art. 26 de la Constitución Nacional". Hasta ese día, La Pampa y Chaco eran territorios nacionales, o "elpatiotraserodelapatria". La ley 1532/1884 establecía que los territorios nacionales alcanzarían la condición de provincia una vez que alcanzasen los 60.000 habitantes. El caso La Pampa tiene para uno de los Autores una significación especial, y por eso a ese nos vamos a dedicar. Para 1912 La Pampa ya alcanzaba los 88.000 y los porteños se seguían haciendo los dolobu. La causa estaba en las presiones de grandes propietarios, la mayoría de ellos residentes en Buenos Aires, cuyos intereses -pensaban- serían afectados con mayores impuestos si La Pampa accedía a provincia. Aparecen los primeros movimientos "provincialistas". Así se dividía la política en esa provincia, los provincialistas y los anti. Imagínense a donde fue a parar cada facción después de sancionada la Ley. Ambos terriorios (pampa y chaco) pasaron a llamarse provisoriamente y hasta que se sancionaran sus respectivas Constituciones Provinciales, respectivamente Provincia Eva Perón y Provincia Juan Domingo Perón. Ja! En La Pampa se ratifica el nombre en la llamada Constitución de la Provincia Eva Perón. La fusiladora volvería el nombre para atrás, y también la autonomía... no les dejaban ni siquiera que el represor sea coterraneo, lo importaban de Buenos Aires. Posteriormente, sería el único lugar en el que la revolución peronista de 1956 triunfára. Pero esa es otra historia...

Foto: patente de auto sobreviviente del pueblo Rancul de la Provincia Eva Perón