Related Posts with Thumbnails

18/2/10

Dos años del Gardel

3 comentarios /
Un día como hoy pero mañana se celebra el segundo aniversario de la milonga fundada por Elvio Vitali en el barrio de Parque Patricios. Amigos, músicos y compañeros se juntan de parranda en el Centro Cultural en el que funciona la milonga, ubicado en Av. Caseros 3033. La farra empieza a las 22 hs., con un evento multiartístico que incluirá show de bailarines, muestra de cuadros, algunas palabras, orquestas en vivo, sorteos y otras sorpresas. Barra accesible y buffet generoso.

Organizan: Jorge Dorio, Julio Bassan, Daniel Fratantoni, Santiago Alvarez y Franco Vitali.

RESERVAS: 155-578-5628 (se mantienen hasta las 22:30hs). Contacto: elgardeldemedellin@gmail.com. LOS ESPERAMOS!

17/2/10

La resistencia del Negro

4 comentarios /
Un día como hoy pero hace ya un par de años Los Autores trabajaron junto a otros compañeros -en actitud destacada, el niapalense Santi Diehl- en un proyecto de revista política que no llegó a ver la luz. Incorregibles, un reviston de 64 páginas, cerraba el primer número con una historieta limada que adapta una historia que alguna vez contamos en este blog. Regalito rescatado de las entrañas de un disco rígido, para los lectores de UDP que son, al fin y al cabo, los que iban a leer esta revista que no fue.


Historietas peronistas de ayer y hoy...

16/2/10

¡Qué los parió a los gringos que se nos vienen!

4 comentarios /
Un día como hoy pero hace un par de días, en el Estadio llamado Fragata Sarmiento, el glorioso Almirante Brown, de la mano del guerrero peronista Blas Armando Giunta, derrota a su clásico rival gracias a la garra, a la estrategia y sobre todo a dos tiros de afuera. La razón de la semblanza deportiva, si nos permite el estimado Conurbano, se justifica en este pasquín por el tan arbitrario como merecido homenaje que le debemos al compañero irlandés y peronista Almirante Guillermo Brown.

Para ser más precisos, es en razón de que los gringos (¡qué los parió!) se nos vienen de vuelta, que no quisimos dejar de recordar al primer Almirante Naval de nuestra querida patria. Entonces, si de Malvinas hablamos, así como ya le dedicáramos un Día Peronista a los que fueron en avión, ahora le toca al que hubiera ido en barco.

Vaya esta canción compuesta y ejecutada por The Wolfe Tones, unos queridos y limados irlandeses que de peronismo, anticolonialismo, garra y tiros de afuera, la saben lunga.


De paso, cañazo.

Del Cardal
(Eustaquio Sosa)

‘Jue pucha por el repecho
vienen llegando ya los ingleses,
dan gritos en una idioma
que naide entiende.

Apronten bien esos fierros,
naide se dueble.
Meneándoles sable siempre,
que a ellos les duele.

No entiendo por qué en formarse
los disgraciaos aura se entretienen,
gritan como descosidos,
quién los entiende.

Toditos duros, parejos,
mirando al frente.
¡Qué los parió a los gringos,
que se nos vienen!

15/2/10

De Kosher a Perón

5 comentarios /
Un día como hoy pero ayer recibimos la siguiente misiva, la que sin lugar a dudas no nos pertenece en absoluto porque ya es del pueblo todo, tátele.


Buenos Aires, 14 de febrero de 2010

Estimados compañeros de "Un día peronista":

Los integrantes de la Unidad Básica "Dov Ber Borojov" del barrio de Villa Crespo, motivados por la versión en peronés de la marchita, hemos encargado al compañero Mótele Moijer Sforim una versión en hebreo de la misma. El compañero Mótele se puso a trabajar (cosa que no se ve con frecuencia) y produjo una magnífica traducción, que ponemos a disposición de todo el pueblo peronista (o argentino, que es lo mismo). (Aclaramos que la traducción está en transcripción fonética del hebreo, la grafía hebrea es distinta)

¡Un saludo peronista y borojovista!

Móishe Barénike, Secretario General; Bérele Esikmajer, Secretario Adjunto; Peisi "el hijo del jazán", Tesorero.


HA JAVERIM HAPERONISTIM

Ha javerim haperonistim
culanu beiajad natzliaj
uketamid nitén
tzaaká min halev: viva Perón! viva Perón!

Lemaan ha arguentini hagadol
she iadá leratek
et col haam hagadol
belejimat neged haon.

Perón, Perón, gadol atá!
Aluf shelí, erej gadol
Perón, Perón, manhig gadol
atá haoved harishón.

Al ha arajim hajevratim
she Perón kavaa
ha am culó meujad
utzoek min halev: viva Perón! viva Perón!

Lemaan haarguentini hagadol
she avad leló hafsaká
cedei she ishlat betoj haam
haahvá ve hashivión.

Perón, Perón, gadol atá...

12/2/10

Te la canto en peronés

8 comentarios /
Un día como hoy pero hoy, por alguna extraña razón, se nos vino a la mente aquella quimérica epopeya alguna vez recordada en este pasquín en la que durante el mes de agosto de 1949 un grupo de juristas, filósofos y cuadros neuroperonistas juntóse en un oscuro Salón del Congreso para pergeñar un plan secreto, maravilloso y fantástico: el peronismo, toda vez que había trascendido su condición de movimiento político, se asemejaba ya más a la de nacionalidad. Toda Nación se compone de tres elementos: pueblo, gobierno y territorio. El peronismo ya tenía dos de ellos. Un osado propuso que se destine una porción del suelo argentino a la nación peronista. Otro gritó que ese lugar debe ser el Partido de La Matanza.
Nuevas fuentes investigativas revelan que en algún momento de la velada, una vez acabado el vermouth y los refrigerios chacinados que le daban sentido a la presencia de tan curiosas personalidades en el Palacio Legislativo, los ilustres comensales no encontraron palabras para putear acabadamente a uno de ellos, el responsable de los salamines.
Largas horas tuvieron que pasar para que, en un clima denso y cortante, uno de ellos propusiera una diagonal. Dado que no existía aún puteada que alcanzara para que el incauto de la picada expiara su culpa decidieron que, primero, tenían que inventar un idioma. El idioma peronista. El Peronés.
Decidieron que la lengua peronista debía poseer determinadas características, inherentes al Gran Movimiento que Todo lo Contiene, lo Abarca y lo Condensa. El más flaco de todos opinó de forma muy segura que la lengua peronesa, como las demás lenguas indoeuropeas en general, debía ser una lengua flexiva de tipo fusional con un mayor grado de síntesis nominal que las actuales lenguas romances, en la cual debía dominar la flexión mediante sufijos, combinada en determinadas veces con el uso de las preposiciones; mientras que en las lenguas modernas derivadas dominan las construcciones analíticas con preposiciones, habiéndose reducido la flexión nominal a marcar sólo el género y el plural, conservando los casos de declinación sólo en los pronombres personales (teniendo estos un orden fijo en los sintagmas verbales).
Prosiguió su alocución argumentando sólidamente que aunque el peronés en su forma clásica actualmente no es la lengua nativa de ningún grupo y, por tanto, sea una lengua muerta, éste daría origen a un gran número de lenguas europeas, denominadas lenguas romances, como el castellano, el francés, el italiano, portugués, el catalán, el gallego, el rumano, y otras de menor difusión (el asturleonés, el aragonés, el occitano, etc.), y también influirá en las palabras de las futuras lenguas modernas.
El silencio general, luego de semejantes cimientos argumentativos esgrimidos por el flaco alto, sólo fue interrumpido cuando uno de los presentes se animó agregar: “Flaco, eso yo lo leí en Wikipedia, ¡es la definición del Latín!”.
Nunca más hablaron del tema. Era muy tarde, de madrugada. Solo levantaron sus papeles, libros y borradores y se marcharon del Palacio cantando en voz bajita:

Pueri Peronista

Pueri peronista pueri,
Uniter omnes triumphabimus
Et dabimus sicut semper
Corde vociferationem:
Vivat Perón, Vivat Perón.

Per magnum argentinensem
Qui perpetue lavoravit
Ut in populo imperet
Aequitas et etiam amor.

Perón, Perón,
Quam magnus es,
Meus Dux Dux,
Quantum tu vales;
Perón, Perón,
Magnus auriga,
Et operosus primus es.

Iuxta socialia principia
Qua instituit Dux Perón
Totus populus est iunctus
Et toto corde proclamat:
Vivat Perón, Vivat Perón.

Per magnum argentinensem
Qui bene scivit seducere
Maiorem populi turbam
Cum fortuna propugnando.

Perón, Perón...

Gracias Fede Scigliano, traductor peronés y neuroperonista.

Especial Camioneros

1 comentarios /
Un día como hoy pero el próximo domingo, especial de camioneros en Ni a Palos, suplemento jóven del diario Miradas al Sur: Juan Cabandié entrevista a Hugo Moyano, Martín Rodríguez y Federico Scigliano se meten en el mundo camionero, y Manuk acompaña. Un número peronista de colección.

4/2/10

La diferencia entre querer correr y salir corriendo

15 comentarios /
Un día como hoy pero hoy nos llega esta respuesta de Norberto Galasso a una nota publicada en una página de Proyecto Sur. Como es bien sabido, desde este pasquín hacemos constante alarde y nos orgullecemos de nuestra imparcialidad, objetividad y neutralidad por lo que queremos agradecerle al pascual que escribió la nota y al querido Galasso que con tanta contundencia en sus respectivos argumentos, nos permitieron mantenernos al margen de la presente polémica y presentarla así, como quien no quiere la cosa. Je.

RESPUESTA DE NORBERTO GALASSO A INFOSUR

El 19 de enero último, desde INFOSUR, página web de Proyecto Sur, me han lanzado un agravio que me veo obligado a responder.
Desde INFOSUR me califican de “gran historiador”, autor de “un libro fabuloso”, “una obra clásica sobre la Deuda Externa”, al igual que la “maravillosa biografía San Martín” y me tratan reiteradamente de “querido compañero”, para, después, lanzarme esta baja puñalada: “¿Qué hacemos ahora con esas cuatrocientos páginas (del libro sobre la Deuda Externa)...?”, como diciendo: “nos las vamos a meter en cierta parte” pues el autor sería un traidor, se habría quebrado, estaría al servicio del gran capital financiero internacional. Todo esto con motivo de que he sostenido que “ahora es difícil desentrañar la ilicitud de parte de la deuda” y que varios gobiernos le han dado “una especie de legalización” al renegociar sobre ella aunque igualmente “hay que investigar los ilícitos”, pero que lo más importante “es unir a América Latina en el no pago y patear el tablero” porque la cuestión no es tanto tener razón “sino tener fuerza”.
Curiosamente, la nota de Infosur prueba mi coherencia. Se inicia con una frase de mi libro: “La deuda ha operado como un instrumento de saqueo y sumisión semicolonial” (2002).Y concluye con otra declaración mía, actual: “Ahora hay que favorecer la unidad latinoamericana y proponer que todos los países denuncien que fueron estafados y que no se paga”. Mayor coherencia, imposible. En “Cash”, del 24/1/2010, sostuve lo mismo: “Hay que investigar y reforzar nuestro poder para decidir en conjunto. A las finanzas internacionales no les importa cuándo (ni cómo) se contrajo la deuda. Hay que finalizar este proceso de otra manera, a partir de la unidad latinoamericana, donde todos los países puedan expresar una opinión común frente a los acreedores internacionales”.
Es decir, hay que investigar y hay que poseer suficiente fuerza para no pagar. Hoy no contamos ni con una cosa, ni con la otra, pero el objetivo final es el no pago. Disentimos, eso sí, en la táctica, como también disentimos en la táctica general que desarrolla Proyecto Sur en política.
¿En qué disentimos? En primer término, en que no se trata de quién grita más fuerte ni quién se escandaliza moralmente contra los piratas internacionales, sino en tener la fuerza suficiente: un pueblo movilizado y consciente del problema, capaz -como lo han sido los cubanos- de aguantarse todas las represalias, inclusive un bloqueo. Por eso, es imprescindible una acción concertada de América Latina -que va camino a su unificación- para patear el tablero. En la discusión con los filibusteros, estábamos mucho mejor parados en 1983, como ha dicho la Presidenta, porque salíamos de una dictadura y habíamos allanado el estudio Klein Mairal y Olmos había presentado su acusación... pero también es cierto que no teníamos fuerza y Alfonsín tampoco tuvo audacia y concluyó claudicando en ésta, como en otras cuestiones. Después hubo canje de títulos que complican nuestra argumentación respecto al comprador de buena fe y sucesivos gobiernos pagaron y renegociaron y se negaron a analizar lo rescatado en el estudio Klein, así como la acusación de Olmos que el juez Ballesteros remitió al Congreso. En 1999, recuerdo que fuimos al Congreso con Olmos, Norberto Acerbi, Luis Donikian, Carlos Juliá y unos pocos más -no estaban muchos que ahora levantan su voz y celebro que ahora lo hagan-, pero, entre los diputados, sólo Alfredo Bravo y Luis Zamora –más allá de mi disidencia política con ellos- se preocuparon por escuchar el alegato de Olmos. Y no pasó nada.
Después vinieron otras negociaciones, entre ellas, la quita de la época kirchnerista. Nos guste o no, implícitamente también la quita significó lo que llamé “una especie de legalización” y que tanto ha irritado a Infosur. Pero de ninguna manera digo que no hay que investigar. Tampoco propongo no pagar mientras no tengamos fuerza para desconocerla. En fin, insisto, se trata de diferentes tácticas, porque las tácticas cambian según el momento histórico y no hay por qué injuriar ni descalificar cuando coincidimos en lo central: que fue una estafa y que, cuando podamos, debemos declarar que la deuda es cero. Ahora bien, como el “querido compañero” se preocupa y no sabe en qué lugar colocarse mis 400 páginas del libro De la Banca Baring al FMI, voy a tranquilizarlo con respecto a mi supuesta traición.
Entonces, empiezo para disipar dudas: con 50 libros publicados (discúlpeme pero hay tanto soberbio suelto que por una vez puedo violar mi modestia) nunca he sido invitado al programa de Mariano Grondona, ni he almorzado con Mirtha Legrand, ni me he abrazado con gorilas como Carrió, ni he coincidido con Pinedo (ni el abuelo, ni el nieto), ni he sido cómplice de la Sociedad Rural en ninguna votación. Tampoco me reportean ni “La Nación” ni “Clarín”, así que puede estar tranquilo. Esa gente sí tiene conciencia de clase, no la que supone Pitrola que deberían tener los trabajadores. Son clasistas en serio y hay que tener cuidado porque a veces son muy amables y si pueden, lo usan a uno.
Le sigo contando para que vea que no estoy “quebrado”. Vivo en Parque Chacabuco, un barrio de clase media, en una casa con pileta... de lavar la ropa. Una sola casa (herencia familiar) no dos, porque se sabe que alguna gente tiene dos: una para vivir y otra para albergar el ego. Tampoco tengo auto. Viajo en subte (vocación de minero, como decía Unamuno). Futbolísticamente soy de San Lorenzo que ya es demasiada carga para andar por la vida. Cobro la jubilación mínima y subsistimos con mi familia con algunos derechos de autor y un modesto alquiler de un local de esa vieja casa paterna... Usted, “querido compañero”, dirá seguramente: -Aquí te pillé, ¡eres rentista! (Carlos Marx seguramente no me lo reprocharía y sabría comprenderme ya que, salvando las distancias, no tengo ningún Federico Engels a mano). No soy revisionista a secas, como usted dice, confundiéndome (por ignorancia o por picardía) con Ibarguren o Irazusta. No soy rosista, soy de la línea: Moreno, Artigas, Dorrego, los caudillos federales (en especial El Chacho y Felipe Varela), el PAN en su época antimitrista, Yrigoyen y Perón. Esta reivindicación, hecha desde una Izquierda Nacional, que apoya todo movimiento antiimperialista tratando siempre de mantener su independencia ideológica, política y organizativa, es decir, “Frente Obrero” en el 45, representada luego, por bastante tiempo por Abelardo Ramos, salvo sus últimos años. Asimismo, me siento latinoamericano de Martí, Sandino, Fidel, El Che, Evo, Chávez, Correa y tantos otros. Me considero, sobre todo, un militante y por ello he sacrificado mi interés por la literatura y la cinematografía. En música, cero. Salvando también la distancia, digo, como Jauretche, que no distingo la marcha peronista de la marcha de la libertad. Desde esa perspectiva de Izquierda Nacional, estoy más a gusto en la CGT de Moyano o en la CMP de D’Elía, que viajando por Europa o asistiendo a fiestas de embajada. No soy kirchnerista pero apoyo a este gobierno. Lo considero lo mejor que hubo desde que murió Perón, más allá de limitaciones y carencias, que son propias de una sociedad fuertemente golpeada por la dictadura genocida, la frustración de Alfonsín, la traición de Menem, la estupidez de De la Rúa, el derechismo de Duhalde, etc. Me defino así porque creo conocer dónde está el enemigo principal, la correlación de fuerzas y el nivel de conciencia política de los trabajadores y de los sectores medios (algunos de éstos, me aterran). Por eso, jamás se me ocurriría hacerle juicio penal a Cristina por mal desempeño, porque no corresponde y porque la pondría al borde del juicio político, para solaz de Cobos y la “nueva unión democrática” y además porque entonces eso debiera habérselo hecho a todos los presidentes anteriores (incluso legisladores) y hacerlo ahora es demasiada complicidad con los destituyentes. Este gobierno avanza todo lo que puede y si llegase a caer, no deliremos que va a venir algo mejor, sino la derecha más reaccionaria.
Algo más: integro la Corriente Política Enrique Santos Discépolo, dirijo el mensuario “Señales Populares”, adscribo a Carta Abierta. En lo fundamental, tengo la certeza de que el futuro es nuestro, de los trabajadores, en el camino de la liberación nacional y la unidad latinoamericana, hacia el socialismo. Sólo ocurre que, “como lechuza largamente cascoteada”, sé distinguir los enemigos y los tiempos. Creo que Trotsky era el que decía que hay gente que confunde 1905 con 1917 ó, ahora en el bicentenario, 1810 con 1816. Y para terminar, me acuerdo de Cooke. Él le decía a Hernández Arregui: el intelectual se define sobre el trazo largo de la historia, pero el político tiene que definirse hoy y aquí, todos los días, teniendo presente aquellos objetivos finales, pero sin perder conciencia de en qué momento y en qué lugar está actuando. Creo que algo de esto es lo que nos aleja. Disculpen la extensión pero, en verdad, preferiría que no se ocupasen de mí y profundizasen la discusión sobre la naturaleza histórica del kirchnerismo y cuál es la mejor forma de ayudar a Argentina y al resto de América Latina en estas luchas que van hacia el 2011.
Con un saludo, Norberto Galasso