Related Posts with Thumbnails

7/11/10

Vuelven los Semióticos Peronistas, agarrensénnnn

Un día como hoy pero hace un tiempo Los Autores escribían sobre esa batalla oculta en el seno del pensamiento peronista, entre los perobolches que materializan la historia divina del peronismo y los Guardianes de la Heladera Siam, personajes oscuros que aseguraban que si Perón se hubiese llamado, por ejemplo, de apellido Sambucetti, este país hubiese sido una mierda. Para estas sectas, las nomenclaturas de ciertos personajes y cosas (como Robustiano Patrón Costas o Braden u Obregón Cano o El Justicialista Sport o el Caño Peronista) no son meros accidentes pintorescos que hacen a la simbología peronista sino causa del fenómeno de masas nacional. No hay, para estos cultos subalternos, ninguna casualidad posible en los mitos fundantes de la fantástica historia peronista. Así, el afamado analista Lucas Carrasco ha sostenido en sus escritos que:
(...) Un tipo que se llame Robustiano, y tenga de apellido la palabra Patrón, acompañado por Costas (que le da sonoridad, y gerografías, además de amplitud de miras y de voracidad) no puede faltar en ninguna realidad santoriana, porque solamente pudo haber existido en la realidad, no en la literatura. ¿Vos te imaginás que un personaje de una novela, que es oligarga y terrateniente y soberbio, se llame Robustiano Patrón Costas? Naaa, es muy obvio. Es como un mayordomo Perkins, una tortuga Manuelita o una sirvienta llamada María: en la literatura no funcionaría. Es solamente en la realidad donde las putas se pueden dar el lujo de llamarse Lulú y los garcas Robustiano, y Patrón y Costas."
La reciente manifestación de la épica peronista, expuesto ante la sociedad en ocasión de la desaparición física de Néstor Kirchner, reafirma esos conceptos y revuelve viejas disputas intelectuales para traerlas de lleno y cargadas de vigencia en la mesa de debate del movimiento. Porque si la mayor virtud de Néstor Kircher fue ser raro -raro en el sentido de que la normalidad en la política argentina hasta su llegada al poder era el entreguismo, la cobardía ante las corporaciones, la banalidad política y la claudicación de las convicciones militantes- esta Escuela de Pensamiento ve sus postulados (otrora abandonados y desprestigiados por la academia careta y vendepatria) nuevamente renovados.

Según su visión, no es casual que un dirigente raro haya tenido pinta rara, cara rara, venir de un lugar raro, vestir zapatos y sacos raros, tener ojos raros, hablar con voz rara y, por supuesto, tener un nombre raro. Esto último es fundamental. Para las Monjas de la Fundación -oscuro grupo de mujeres peronistas siempre quinceañeras que están recluídas desde hace decenas de años en una especie de convento- Kirchner era tan raro, su dicción tan rara y su nombre tan raro que fue "el primer presidente argentino que no podía pronunciar siempre igual su propio apellido". 

Esto derivó en una inmensa confusión popular: mientras ya llevaba dos o tres años de gobierno, las distintas maneras de decir la palabra Kirchner eran tantas como visiones del kirchnerismo había. Así, algunos argentinos decían kichner, otros kirsner, o kiryner o kirsner, y así, ab infinitun.

Los Materialistas de la Tercera Posición, hombres duros y ortodoxos del peronismo científico, han vuelto al ruedo a refutar estas maravillas de la cábala peronista. El kirchnerismo iba a suceder, dicen, dada la correlación de fuerzas entre las distintas facciones políticas nacionales.

Tales ideas son muy difíciles de sostener en estos días, ya que es de común acuerdo en toda la sociedad que si hay algo que es de puro y absoluto ojete en la historia argentina es el Kirchnerismo.

La reciente foto en la que algunas jóvenes peronistas se ven mojando sus patas en la fuente de Plaza de Mayo confirman estas teorías heréticas: ¿quién se hubiese animado, como sostiene Carrasco, a escribir en una ficción que eso volvía a pasar en una plaza peronista sin caer en el ridículo más absurdo?

El desconcierto inicial, en un día soleado, de Censo, sin actividad de ningún tipo a lo largo y ancho del país, las primeras reacciones, la sorpresa absoluta de los medios, la plaza que se fue llenando porque el pueblo quiere saber de que se trata, la primera vigilia nocturna, los diarios opositores a contramano del sentir social el jueves a la mañana, el aluvión de gente que llega por la mañana al velatorio, la Señora Presidenta, allí, dura, estóica. La Hija y el Hijo, que acompañanan y acuden en su ayuda, la cola para entrar a la Rosada, que tiene 25 cuadras de largo y da vueltas por todo el microcentro, la gente llorando desconsoladamente, niños, jóvenes, adultos, maduros, viejos, ancianitos, los cantos, los aplausos esporádicos y masivos, estruendosos, cada 10 minutos, los mozos que forman, llorando, frente al tipo que los trató con compañerismo, los presidentes que caen como amigos de la familia y no como presidentes, y hablan de Néstor como del padrino de sus hijos, el nene que desconsolado abraza a la Presidenta y no lo puede creer, el gordo de la Sociedad Rural, que en nombre de los hombres de campo va a agachar la cabeza por el injusto atropello, Ella que se emociona porque sabe que el hombre es sincero, la Plaza que explota de gente, llegan del sur de la ciudad, llegan del conurbano, llegan del interior, en un clima de dolor pero de claridad, de emoción, de esperanza, de seguridad, todo eso en otro día soleado que no se puede creer, Un Día Peronista de aquellos, y la noche que llega otra vez pero la gente que se queda, porque lo quiere despedir, y aguanta otra vigilia, las pequeñas charlas entre los asistentes, y ahora que va a pasar, y que Cristina se la banca, que cuadro que dejó, y ahora más que nunca hay que aguantar, y tendremos que redoblar esfuerzos, che a mi me gustaría militar, a dónde voy, te llamo, dejame tu tel, pasame el mail, asciende el sol nuevamente, pero esta vez atrás de unas nubes, los diarios tuvieron que cambiar la línea pero ya está, es tarde, ni en el día de su muerte aflojaste, y de eso no se olvida nadie, sale el cortejo y llueve, obviamente, porque en una realidad santoriana no puede si no llover a cántaros en el día del cortejo, las imágenes son conmovedoras y tenemos ahora archivo audiovisual para doscientos años de peronismo, para doscientas sinfonías de otro sentimiento, y ahí se baja Ella para cagar a pedos a un policía que empuja a alguien que quiere llegar al auto, aeroparque se llena de gente, caos de tránsito, se baja y alguien saca esa foto, esa foto de sus restos, Ella detrás, el paraguas negro, la cara entera, el hijo atrás, que acudió en su ayuda, impresionante, conmovedor, que pongan el tema de Rosana de 6-7-8, in-cre-í-ble, llegaremos a tiempo, el avión que levanta vuelo, que símbolo, dios mío, que despedida, y no termina, sigue en Río Gallegos, los pinguinos están un poco enojados porque los porteños tuvieron más tiempo para despedirlo, y tienen razón, llega Chávez, están desolados, están perplejos, ocho kilómetros de caminata intensa, sacudida, están todos afuera, no sabés lo que es, una locura, se tiran encima como si quisieran entregar sus cuerpos, sus carótidas, sus corazones a cambio, para que se vayan ellos y no Él.

Si en esos días, ponele, fueron 4 millones de personas, en diez años no va a haber un argentino que no haya estado ahí.

18 comentarios /:

manuel el coronel dijo...

excelente el relato comapañeros, así se escribe la historia peronista!

Eva Row dijo...

Maravilloso, genios, ustedes y Lucas también, increíble lo del nombre de Robustiano Patrón Costas.

Mauri K dijo...

pffffffffff...hasta la cantidad de paraguas eran bien peronistas!

Santiago dijo...

precioso el articulo. Dicen que si llueve el día del entierro -me lo contó Marta, que trabaja en casa-, es porque fue directo al cielo...

Jota dijo...

Bellísimo relato.

Sigámoslo construyendo hasta que reine en el pueblo el amor y la igualdad... Y después sigamos de puro gusto nomás.

J,
hijo de Néstor también.

Aldo Ulises Jarma dijo...

Buenísimo el post che! Ahh... yo estuve allí. Tal cual!
Abrazo.

MarianoMundo dijo...

Lo mejor que leí en mi puta vida.
Lo tiene todo, Néstor.

MarianoMundo dijo...

El mejor relato que leí en mi puta vida.
Lo tiene todo, Néstor.

Nicolás Tereschuk (Escriba) dijo...

La única verdad, dale, dale.
Abrazo

Anónimo dijo...

Perfecto, esta vez realmente se pasaron!!!
Yo lo pensaba tal cual, pero no me sale esribirlo así... me hicieron llorar nuevamente, y eso que hacía como 24 hs. que no lagrimeaba por Néstor.
Gracias UDP! Son unos genios!

damianivanoff dijo...

El Peronismo es en sí mismo un jeroglífico.

Gracias por regalarnos esta crónica.

Un abrazo "K"!

Mingus dijo...

Qué buen relato!
Es notable cómo la historia se empecina en regalarnos esas gemas (el nombre raro, el día soleado, el día con lluvia, etc.) hilvanadas por un hilo apenas perceptible. Ese lazo es el que ustedes encuentran y nos lo vuelven visible para reconocer, de una vez por todas, que "hay razones que ni la razón puede explicar".
Abrazo

Todo por un chori dijo...

Uff me mataste.

Victor Taricco dijo...

Qué lo parió che, me hicieron volver a emocionar. Y yo que pensé que ya había cumplido la cuota.
Abrazo grande.

Marmaduke/Eddie/Matt dijo...

Excelente artículo.
De paso: yo siempre dije (y digo) "Kirjner". ¿Esta mal?
Eddie

Rodrigo dijo...

Y Racing viejo? ojo, eh. Estaba escrito si. Perón, Néstor (antes Gardel,que no fue peronista por que Perón no había nacido claro). Estén atentos para que no se les pase el próximo, no sea cosa que más de uno vuelva a decir que si hubiera sabido antes yo también lo votaba...

Anto dijo...

que lo parió!
... muy emocionante.

Anónimo dijo...

sigo llorando com el primer dia, increible, muy buena la cronica de ese dia, sido llorando, a veces me pregunto hasta cuando. En mi interior de alguna manera esas lagrimas me ubican cerca de mucha gente y me hace bien. A muerte, mi vida por la presidenta y este proyecto asi de corta. Nunca lo senti, tengo 44 años, siempre me parecio mas facil ser oposicion. A todo. Ahora la banco, repito innecesariamente, a muerte.