Related Posts with Thumbnails

24/8/08

Google es compañero

24 comentarios /
Un día como hoy Los Autores se toparon con esto y esto y les encantó. Pruebenla, ¿cuál otra sale?

21/8/08

Guots ap Broda?

12 comentarios /
Un día como hoy pero hace un ratito el compañero Diego F. pública en su pasquín esta linda notita/reflexión al respecto de los "infamestraidoresalapatria" a los que las empresas periodísticas, en tanto socias mayoritarias de estos muchachos, siguen encumbrando en sus páginas. Los Autores no pueden estar más de acuerdo y para demostrarlo, transcriben lo que en otro pasquín de otros lares escribieron hace ya 3 años -antes de que este blog existiera- al respecto de otro economista que por esos días resucitaba.

Deuda externa y esquizofrenia
La negociación de la deuda externa genera inquietud en la población y verborragia en los técnicos y gurúes. En esta edición, un análisis sobre los "análisis" que hacen algunos opinólogos profesionales sobre la deuda.

Es normal que un Ministro japonés defienda los intereses japoneses. También es normal que un periodista italiano defienda los intereses italianos. Normal es, además, que un mecánico alemán defienda los intereses alemanes ¿Por qué, entonces, no nos asombra que un economista argentino defienda los intereses alemanes, italianos o japoneses por sobre los nuestros? Parece ser que existe un curioso trastorno de la identidad, que sufren algunos argentinos, cuyas consecuencias estamos empezando a conocer.

Vemos en los medios, día a día, a periodistas, economistas, columnistas, analistas, técnicos, expertos, opinólogos, gurúes, asesores, futurólogos, agitadores, mandarines, tarotistas, vedettes, paparazzis, etcétera, que advierten, moralizan, se indignan, pronostican, auguran, explican, asustan, se asustan y hasta profetizan sobre las macabras implicaciones que la actual negociación de la deuda externa podría tener sobre la vida de todos los argentinos. Es moneda corriente oír hablar de la “inquietud de los mercados”, de las repercusiones en la “comunidad internacional”, de que nos “aislamos” del mundo, etc. Pero al detenernos por un momento ante estas expresiones nos preguntamos qué es lo que realmente significan. Veamos un ejemplo: Miguel Angel Broda (alto profesional con trastornos de identidad) escribió recientemente en La Nación que “…las señales de la comunidad internacional en los últimos cinco días fueron contundentes: los pasos dados por el gobierno argentino son insuficientes y es necesario mejorar la oferta de reestructuración de deuda. Así lo reflejaron las palabras de Aznar: <>. No hay futuro económico al margen de los sistemas financieros internacionales. No habrá salvamento ni horizonte alguno si rompe relaciones con el FMI…". Esta frase concentra en siete renglones los síntomas de esta patología a la que los argentinos nos vemos expuestos. Veamos:

!Broda logra la asombrosa tarea de reducir las señales de la “comunidad internacional” a las declaraciones de un sólo Jefe de Estado (así empieza a manifestarse la patología). No sólo comete ese exabrupto, sino que, si nos olvidáramos por un rato de que Aznar es español y defiende los intereses españoles, podríamos entender que lo que nos está sugiriendo es que hagamos lo mismo que el mecánico alemán: defender nuestros intereses. Pero esto no es así. Lo que en realidad Broda nos quiere hacer creer, por medio de Aznar, es que los españoles ya nos hicieron el “favor” de comprarnos bonos a una tasa de interés asombrosa e irrazonablemente rentable, y ahora pagarles esos bonos extorsivos le “conviene” a la Argentina. Como el tipo que se engrampa a la jermu de su amigo y después le dice “agradecéme porque si no fuese por mí no hubieses sabido lo p…… que era.”

!Porque ahora falta que “Argentina se ayude a sí misma”, pero no a nosotros mismos. Para Broda, Aznar y los otros siete-G, la Argentina es una idea abstracta, poética y surrealista, pero no treinta millones de personas de los cuales la mitad se encuentra bajo la línea de pobreza.

!Y por supuesto, Broda advierte que si “Argentina no se ayuda” no habrá “futuro económico”, “salvamento ni horizonte alguno”. El famoso “nos aislamos del mundo” y otras tantas y tenebrosas consecuencias que también nos decían que ocurrirían cuando el riesgo país llegara a 500. Hoy está en 6532 millones y el sol sigue saliendo por el Este y poniéndose por el Oeste. Guot´s ap Broda?

Pero esta es una de las tantas formas en la que se manifiesta esta patología de la identidad que hace que los argentinos nos sintamos como mecánicos alemanes. También, además de gurúes catastróficos, hay opinólogos que se indignan en su falsa moral y analistas que defienden legalismos parciales.

Veamos a los primeros. A estos les encanta repetir que la Argentina “debe cumplir con su palabra” y “honrar sus compromisos” independientemente de cómo y a beneficio de quién hayan sido contraídos. No les importan las irregularidades, la corrupción, los manejos y la negligencia deliberada latentes en todos los procesos de endeudamiento argentino. Sólo reducen el problema de la deuda a una cuestión de honor, que debe ser saldada aún con el hambre y la miseria de millones de personas.

Los segundos, que nos atañen más, sostienen una postura que llega a la misma conclusión pero utilizando algunos principios jurídicos y, naturalmente, obviando otros. Así, reemplazan los argumentos morales por argumentos legales, y reclaman que el Estado debe mantenerse dentro del Imperio de la Ley. Obvian el hecho de que gran parte de nuestra deuda se contrajo ilegalmente. Obvian que el proceso de endeudamiento argentino comenzó con la última dictadura militar, un gobierno que, sin dudas, estaba muy por fuera del Imperio de la Ley. Obvian también que la estatización de la deuda privada de ciertas empresas fue acordada entre éstas y el gobierno de turno a costa del futuro de nuestras generaciones. Obvian además los intereses usureros bajo los que se expidieron grandes porciones de deuda. Obvian que la mayoría de la deuda la contrajo el Poder Ejecutivo y no el Congreso de la Nación, verdadero poder facultado por nuestra Constitución Nacional para su arreglo. Obvian que un Juez Federal (ver causa Olmos) declaró ilegítima gran parte de ésta. Entonces, debemos avisarles a estos analistas que el Imperio de la Ley es importante, pero no desde hoy, sino desde siempre. Y que los acreedores son acreedores siempre y cuando no hayan orquestado un fraude. Y que los deudores son deudores en tanto y en cuanto no hayan sido embaucados por sus malos gobiernos.

Está lleno de opinólogos con esquizofrenia. Nos bombardean día y noche con ideas, “hechos”, informaciones, rumores, tendencias, índices, indicadores. Tenemos que tener en cuenta que detrás de cada uno de ellos hay una patología que se llama billetera y un prestigio avalado por un interés que los hace comportarse como un periodista italiano o un pastor alemán. Es entonces nuestra labor intentar descubrirlos y desentrañar lo que “analizan”, y generar desde la Universidad un discurso jurídico nuevo, no en base a lo que nos dicen sino en base a lo que pensamos, aplicando el sentido común. Porque el derecho se tiene que adecuar a los procesos sociales y no al vesre. No Banquemos Injusticias.

SUBNOTA: OTRO ESQUIZOFRENICO
José María Dagnino Pastore
Este hombre, quien fuera usurpador de cargos públicos en al menos dos oportunidades (fue Ministro de Economía de la Nación de facto en los años 1969, 1970 y 1982) durante las dos dictaduras más sangrientas que sufrió nuestro pueblo, es hoy flamante director del posgrado “Derecho y Economía” dictado en nuestra alta casa de estudios. Máximo exponente de la esquizofrenia a la que aludimos, José María Dagnino Pastore ha sabido iniciarnos en lo que hoy llamamos “deuda externa”, habiendo sido pionero en la materia. Fue, al mismo tiempo, parte de un estado terrorista y padre de nuestra bancarrota: enseña, paradójicamente, “Derecho” y “Economía”.

Lo increíble es que la misma Facultad que propicia (a través de su decano Alterini) que “el Poder Ejecutivo arbitre los medios necesarios a fin de requerir urgentemente una opinión consultiva de la Corte Internacional de Justicia sobre la legitimidad de la deuda externa argentina a la luz de los principios generales del derecho y de la vigencia de los derechos humanos” , consagra como profesor a uno de los principales responsables individualizados de la misma (debe mencionarse que Dagnino Pastore, mientras era Ministro de Economía en 1982, arregló la estatización de la deuda externa privada junto al entonces Presidente del BCRA, Domingo Cavallo).

Dagnino se convirtió luego en uno de esos figurones que, como venimos diciendo, pululan por los diarios y las facultades augurando futuros que, por lo general, jamás se concretan. No sólo esto, sino que brindan soluciones que luego son en realidad causas de profundas recesiones. Así, allá por año 97 Dagnino Pastore afirmaba en el Diario Ámbito Financiero que “...como primera conclusión quiero decir que (la crisis) no será como la del '30. Hoy los recursos que existen son enormes y fundamentalmente existe el conocimiento sobre cómo enfrentar la situación.” He aquí la primera predicción errónea. Pero sobre el fracaso de las recetas del FMI sostiene que “…es cierto que en algunos puntos no fue exitoso, fundamentalmente porque no garantizó el buen uso de los fondos que otorgó. Otro error, el infantilismo de vender en todo el mundo la receta económica del sudeste asiático. Pero creo que no es cuestión de eliminar al FMI sino de apuntalarlo y darle más dinero y fundamentalmente que no trabaje a partir de las modas.” La frase, leída hoy, parece un chiste. Dagnino nos dice que es cierto que el FMI no nos sirve pero que le tenemos que dar “más plata”. El razonamiento no resiste el más mínimo análisis y nos enfrenta a la siguiente disyuntiva: o somos muy giles y no entendemos nada, o Dagnino simplemente nos esta tomando el pelo.

15/8/08

Los excéntricos Tenembaums

73 comentarios /
Un día como hoy pero los últimos tres días, Tenembaum y Zloto aprovechan la gauchada del amigo Artemio que les buchonea los resultados de la encuesta en la que obtuvieron el segundo y tercer puesto respectivamente y ven incrementadas significativamente las visitas a su flamante blog. Ante el no muy profundo pero contundente párrafo de Tenembaum que resume su opinión sobre el fondo del debate acerca de la presunta independencia de un periodista/empleado de una mega empresa multimediática que adopta una clara postura política en la que están en juego sus propios intereses económicos, no nos queda mucho más que decir. Veamos:
Muchas de las respuestas repiten un argumento: zloto y yo somos vendidos, tuvimos una posición crítica respecto del gobierno en estos meses porque trabajamos para el grupo Clarín y defraudamos a muchas personas. Es inútil discutir eso. Además, por lo menos a mi, me parece poco relevante".
Clarito como el agua, en "una época apasionante" con "discuciones apasionantes" a Tenembaum le resulta inútil discutir eso y al mismo tiempo le parece útil discutir sobre la mala educación democrática de quienes emiten opiniones contradictorias a las suyas y a su particular labor como periodista que se dice a sí mismo "progresista" e "independiente".

Está bien, entonces discutiremos sobre lo que ellos proponen y no sobre lo que nosotros propusimos ya que somos concientes de que Tenembaum y Zloto "se nos colgaron de las tetas" para tener más visitas en su nuevo blog pero al lado de las terribles tetazas de Clarín, TN, y Radio Mitre, nuestro humilde pasquín no aguanta una turca.

Antes que nada, Los Autores quisiéramos que se entienda el tono irónico del término vendido. No para quitarle su aspecto crítico sino para comprender su costado ligado a la desilusión y por qué no a la envidia. En particular, respecto a la inclusión en la lista de Martín Caparrós, a quien uno de Los Autores conoce, quiere mucho y agradece profundamente que pudo, por intermedio suyo, conocer aspectos de la vida de su propio padre que, de no ser por la amistad, la pluma fina y “la voluntad”, le hubiese resultado imposible. En general, porque cuando los sectores históricamente postergados adquieren representatividad política y existe una posibilidad concreta de obtener reivindicaciones para estos sectores, resulta por lo menos triste no poder contar con determinadas personas que podrían ayudar en esta histórica pelea desde su propia visión y se los vea siendo tan funcionales a los intereses contrarios.

Metiéndonos en el debate sobre los modales de las opiniones, nunca viene mal repetir lo que ya se dijo muchas veces pero nunca se difunde: mal que les pese a los opositores, las personas que apoyan ferviente o críticamente al gobierno anterior y al actual son libres y poducto de la reflexión. Detrás de cada comentario hay pensamientos e ideales. Mal le hace a la democracia repetir hasta el cansancio que el 46% de la población, más otro porcentaje que votó otras lista pero apoya con matices al kirchnerismo, votó hace unos meses por un choripán, porque son rentados, o peor aún, militantes. Participar en política es loable. Algunos lo pueden expresar mejor que otros pero no se ven defensas al gobierno tan violentas ni tan brutas como sí se ven algunos ataques.

Pero sin perjuicio de lo antedicho, cabe resaltar esa irresistible tendencia hacia la simplificación de la que sufre el gremio que el Sr. Tenembaum representa. La imaginamos (porque todavía no la entendemos) como una imperiosa necesidad de "rotular" bajo alguna denominación que implique pertenencia partidista a cualquier opinión que confronte con la línea que bajan. Así, titula sus reflexiones al respecto de los “jóvenes K”, y sin decirlo, ya mete a Los Autores (a los que dijo que no conoce) y a todos los comentaristas en una agrupación que ya no existe y que alguna vez condujo un pibe que se llama Nicolás Trotta. Este dato, superfluo en apariencia pero aclarado por Los Autores a fin de proveer la información periodística correcta y subsanar la absoluta falta de profesionalidad advertida, es clave: al parecer, toda crítica que provenga de un “joven K” es producto de una enceguecida convicción religiosa, sectaria, incapaz de entender nada.

La muchachada peronista (esa que esta “creída de que el kirchnerismo es muy progre”) hizo esa encuesta porque estaba creída de que Uds. eran progres. Y aunque Uds. crean que este pasquín se cocina en una oscura Unidad Básica de la Matanza bajo las ordenes de algún viejo puntero barrial (tal es el imaginario que proponen al respecto de “todoloperonista”) nosotros no somos más que dos pibes medio acomodados (de algún tipo de NES medio rescatable, que nos diga Artemio) con un blog, una especie de sujeto social que se podría comparar con el de “compramos el página, leemos a Galeano, cantamos con la Negra, escuchamos Victor Jara”, pero menos “ochonoventoso” y más “dosmilunero”. Nosotros somos de esos que veíamos sus programas de televisión, escuchábamos sus programas de radio y leíamos sus notas periodísticas con cierta satisfacción, hasta que apareció algo en la Argentina que Uds. no terminan de comprender y nostros tampoco: el kirchnerismo. Y aquí está su confusión o el disfraz que le pusieron a una certeza: nosotros y todos los que les dejaron comentarios eran audiencia suya, y la encuesta y los comentarios en cuestión no expresan un ataque, expresan decepción.

Pero aún cuando sea más fácil disfrazar las críticas que reciben como provenientes de una especie de “ataque a la prensa libre orquestado desde las falanges juveniles kirchneristas”, deberían de una vez por todas entender que la idea de que el periodismo es indispensable para “el correcto funcionamiento de las instituciones democráticas y republicanas” –idea que se profesa desde las usinas de las empresas que los emplean- viene atada a una ineludible responsabilidad: si su profesión tiene tanta importancia social, también deberán someterse al escrutinio público, a la crítica de la sociedad, a la rendición de cuentas por las acciones cometidas ante el (uh…) pueblo. “With great power comes great responsability” le dice un abuelo peronista a Peter Parker, y si querés celeste que te cueste, y si querés trabajar en el grupo Clarín, que también te cueste, basta de llanto, porque es así, que le vas a hacer.

Justamente, Pino, Vilma, Martín, Victor y todos los progres copados que mencionan (incluyendolós en esa lista) están siendo cuestionados (si quieren, les concedemos, “por ciertos sectores de la militancia K que están muy enojados y gritan hasta que se hace imposible oírlos”) no por ser críticos del gobierno, sino por su alineación (en muchos casos bienintencionada, como Uds. dicen) con el poder, y por partir de una falsa premisa para encarar las grandes discusiones y debates que se dan hoy: que el poder está en el gobierno, o en el Estado, o que el poder lo tienen los Kirchner. Y lo cierto amigos es que lo que se dividió es el país, no “el progresismo”, y el poder quedó del otro lado. Por ejemplo y entre otros –quedó ampliamente demostrado- del lado de los grupos económicos como el que Uds. tienen por empleador. Entonces, si quieren cumplir con su papel de “finos escrutadores del poder”, miren para adentro a veces, y paren de hablar del buzo que se puso Moreno para ir a tal o cual acto, porque aparte de ser poco profesional, es un embole.

Hay un párrafo que resulta interesante como ejercicio gramático: "En general, hay que decir que quienes critican al Gobierno no participaron de la fiesta menemista, no entregaron el petróleo nacional ni hicieron campaña electoral a favor de personas que habían indultado a los asesinos de sus compañeros". Haciendo un esfuerzo semántico puede ser cierto pero se podría decir exactamente lo contrario y sería mucho más cierto: "En general, hay que decir que quienes critican al Gobierno son los menemistas, son los beneficiados por las privatizaciones y son los que indultaron a los asesinos".

Para terminar destacamos una de Manual: la del consenso. Comprendemos que para muchos todo lo que pasa en otro país es mejor pero suponemos que sobre los gestos de consenso de Evo Morales también se refiere, estimado Tenembaum, a las estatizaciones compulsivas (vea qué complicado viene acá la de Aerolíneas que por la bendita República también pasa por el Congreso).

O a sus denuncias de golpe de estado y de ¡magnicidio!

O a los gestos de consenso con los manifestantes chilenos que nunca terminan sin heridos.

O a los gestos de consenso en las favelas militarizadas en Brasil, que sigue siendo el país más desigual de Latinoamérica.

O al gesto de consenso de Uruguay que va a "sacar a los tiros a los argentinos que vengan a sojizar nuestro país".

Y ya que estamos con el verso del consenso, proponemos otra encuesta en tono consensuador:

¿Cuál de todos los Tenembaum es el más excéntrico?
  • El de la Era del hielo
  • El de Página/12
  • El de TN
  • El del blog
PD: Diferencias a un costado, bienvenidos a la blogosfera y copado que dos periodistas se bajen al llano para discutir con simples soldados de Perón.

11/8/08

Redistribución

10 comentarios /











Un día como hoy pero hace cinco meses
se firma en un oscuro despacho del Ministerio de Economía la famosa resolución 125. Una vez Cleto adentro del Panteón que menciona el Cro. Escriba, y aún quedando mucha tela para cortar sobre el tema, la realidad es que Los Autores ya están con ganas de clausurar la cháchara sojera. Pero hete aquí que por casualidad, otro amigo de esta casa nos manda -vía satélite y en directo- unas fotitos sacadas desde el costado de una larga ruta cordobesa. ¿Qué me contás? ¿Qué hay sembrado ahí atrás? ¿Qué postal, no? Una imagen vale más que 10 quintales.

GTA 4: La Matanza

3 comentarios /
Un día como hoy pero hace una semana RockStar Games anuncia en comunicado de prensa la fecha de lanzamiento de la última entrega de la popular serie del controversial videojuego GTA. Esta vez arrancamos siendo un jóven militante raso de una pequeña Unidad Básica del Conurbano Bonaerense, y nuestra misión es ir progresando a través de las diversas misiones que nos va encargando un conocido puntero de la zona, hasta lograr cierto grado de poder territorial. El entorno 3D desarrollado para esta cuarta entrega es una réplica exacta de La Matanza, sus calles, sus personajes, sus vecinos, etc. Voceros de RockStar avisan que para fin de año preparan una versión aún más nueva: GTA Camioneros. Un día peronista para festejar.

PD: Aguante Evo.

5/8/08

Oración

15 comentarios /
Un día como hoy pero ayer, queda hospitalizado gravemente el compañero Morgan Freeman, quien fuera orador principal del XXV Congreso de Trabajadores del Cine, Teatro y Afines realizado en el Partido de La Matanza en el año 1971; fundador de la Internacional de Actores Peronistas de Reparto; voz (en off) fundamental de los oprimidos y descamisados que irrumpe intespestivamente en los fríos sets hollywoodenses para nunca más abandonarlos; amigo personal de Hector Recalde con quien, luego de años de insistencia, convencen al joven Aiello de fundar la Asociación de Actores Laboralistas; coadlater de Danny Glover, Walter Mathau y Joe Pesci en la ardua pero constante tarea de jerarquizar la noble profesión del actor segundón, negro o italiano o ruso o polaco, siempre relegado de la atención, fama, mujeres y millones que históricamente gozaron los carilindos de hollywood. Desde aquí, Los Autores y el resto de los compañeros levantamos las copas por la pronta recuperación de este negro peronista.