Related Posts with Thumbnails

29/5/09

Hegemonía testimonial

8 comentarios /
Un día como hoy pero hace 40 años obreros y estudiantes cordobeses producen el Cordobazo contra el gobierno gorila de Onganía. Un día recontramil peronista sin hegemonía peronista.
Perón Vuelve.
¡Le meeetamos un reeecurso diaaaamparo!

24/5/09

Un 25 de sol

22 comentarios /

Un día como hoy pero mañana faltará solamente un año y un día para que nuestro país cumpla doscientos años. No es joda, ya se puede decir que tenemos un tramo importante de camino recorrido.
En aquella gesta, la del 25 de Mayo, los hombres de verdad que la protagonizaron eran mucho menos edulcorados que sus versiones históricas. Tal es así que un Berutti, un French, nombres que hoy identifican a calles lindas en barrios lindos, eran personajes más parecidos a D’Elía o a Moyano que a quienes hoy suelen embanderarse bajo los ideales de Mayo para vendernos moralina en vez de presentarnos ideas. La plaza del 25 fue eso: aparato, negros, banderas, mazamorra (que era el equivalente del chori en aquella época). French y Berutti dejaban pasar sólo a los compañeros. Su función fue la de movilizar, asegurar la calle, evitar que los contras hagan número y encauzar el descontento para que no haya violencia, o para que sí haya violencia, si fuese necesaria. No repartieron escarapelas, repartieron distintitvos que hacían las veces de “invitaciones”. En las esquinas del Cabildo había piquetes, y el que no tenía una cintita roja era un conspirador y le daban palos. La ñapi que se comió aquel ignoto procesista del litoral a manos de Luis D’Elia fue una caricia comparada con la que te hubiese hecho pasar French. A ver si nos entendemos: la agrupación de D’Elia se llama Federación Tierra y Vivienda; la de French y Berutti era conocida como La Legión Infernal. Posta.
Mariano Moreno, por ejemplo -hoy retratado por los grandes medios de comunicación como el Patrono de la Libertad de Prensa- fue un jacobino consagrado, un revolucionario con todas las letras. Es decir, el Polémico Secretario Moreno que hoy nos retratan desde la prensa, en términos de “apriete” y “falta de diálogo”, es una carmelita descalza. Aquel Secretario Moreno -tan Polémico que terminó envenenado- ante la duda, te mandaba a cortar la cabeza.
Otro que no andaba con vueltas era Belgrano, que así como lo ves en sus retratos, todo peinadito medio mambrú, maquilladito y fino, dijo en esos días:
¡Juro a la patria y a mis compañeros, que si a las tres de la tarde del día inmediato el virrey no hubiese renunciado, a fe de caballero, yo le derribaré con mis armas!”
El 25 de Mayo se hizo a punta de cuchillo, con los negros amontonados en las puertas de los despachos, gritando, exigiendo, demandando. Aquellos hombres -rudos, de armas tomar, y de vino, también- iban al frente como pocos, no eran nenes de pecho. Estos muchachos eran pesados, con convicciones temerarias, arrolladoras, durísimas, innegociables.
El filtro que los libros de historia le hacen a la verdad los ha ido vaciando. Los fue convirtiendo en figuritas de álbum, en maquetas que los chicos de primer grado llevan a la escuela para mostrarle a la maestra, y que vienen previamente troqueladas en revistas escolares.
Norberto Galasso ha escrito que hubo varios Mayos y no uno sólo. A la versión dietética que supo escribir Mitre, agregó la populachera y revolucionaria de Moreno. En su visión, Cornelio Saavedra fue un intermediario entre las dos mencionadas. Es decir, primero la revolución, después el piloteo a vuelo de planeador, posteriormente el arribo de los liberales al poder. Fue ahí que decidieron cambiar de jefes: en vez de someterse a los españoles decidieron someterse a los ingleses.
Esa Revolución de Billiken, de gente linda con escarapelas y paraguas, es la historia que escribieron los liberales cuando se quedaron con las oficinas del Cabildo y echaron a los demás; y esa pugna, de liberales contra revolucionarios, es la misma pugna de siempre, la misma pugna de hoy. A lo largo de la historia a ido tomando diversos nombres y colores: unitarios y federales, radicales y conservadores, peronistas y gorilas, etc.
A casi doscientos años no ha cambiado mucho nada, y la disyuntiva es prácticamente idéntica, porque la Revolución de Mayo no terminó, es una revolución suspendida, inconclusa.
Eso es tan así que muchos de los chabones que hoy ponen la cara en los billetes han sufrido el exilio, el destierro y la muerte fuera de su patria. Moreno fue asesinado. Belgrano, olvidado en vida y muerto en soledad. San Martín y Rosas vieron crecer las flores desde abajo en otros países. El mismo destino acechó a Perón, pero una dura lucha permitió que volviera para morir aquí. Ellos lucharon por construir un país en el que todos tengamos las mismas posibilidades de ser felices. Así de simple.
Y esa es la Historia de los Argentinos: una serie de intentos por concluir una revolución que empezó hace casi doscientos años y que todavía no terminó.

PD: publicado en Suplemento Ni a Palos del día de la fecha, retocado para el blog.

21/5/09

De la Ruaaaaa, Mooontoooneroooooo

26 comentarios /
Un día como hoy pero hace un par de días un infiltrado nos envía esta joya producida y dirigida por el Cro. Capusotto, que sale por la Rock&Pop los sábados de 20 a 21 (repite el domingo). Una manera copada de bardear al periodismo y de poner en crisis el discurso único.

PD: Si no anda el reproductor, acá el link para bajarlo.

20/5/09

Ataques a la libertad de expresión

9 comentarios /
Un día como hoy pero hoy y además de hoy también en otras dos ocasiones nuestro amigo Diego F., uno de esos típicos peronistas que niegan a rajatabla serlo, sufre un ataque siniestro por parte del Grupo Clarín, que exige libertad de prensa solamente para sí, pero viola sistemáticamente el derecho a informar y a estar informado que tenemos todos nosotros los peronista, y el resto de los mortales. ¿Para cuando una ADEPA de bloggers que tenga llegada con "La Embajada", un pasquín dirigido por un Fonteveccia propio (proponemos a Lucas Carrasco para dirigir eso) y una diputada bien berreta, tipo Giudicci, que defienda solamente los intereses nuestros? ¿Eh? ¿Para cuando?

18/5/09

Si lo dijo el Pocho y lo cita Pepito debe ser cierto

18 comentarios /
Un día como hoy pero hoy el Secretario de Redacción del diario Clarín, Osvaldo Pepe, escribe una notita chiquitita de opinión, con dos parrafitos cortitos, así nomás, como quien no quiere la cosa.
En el primero de ellos, cual inocente joven, poeta, romántico, rebelde y ofuscado por tanta impostura, tanta pose falsa y tan poca esencia, parece descubrir, indignadísimo, que los asesores de imagen ayudan a mostrar a un candidato de una forma determinada para que lo voten más personas. No se refiere, por supuesto, a los candidatos opositores que gastan millones en publicidad hace meses sino a los oficialistas que están empezando a hacer campaña.
Hasta acá, todo normal. Un párrafo, una pavada. Lo interesante está en el segundo párrafo de Pepito. Veamos:
Es así que en campaña "todo vale", pero las palabras quedan. Menoscabar la memoria de Evita como lo hizo Hugo Biolcati, el presidente de la Sociedad Rural, por ejemplo, no resiste la historia: ni siquiera lo exculpa un perdón tardío.
Cuando uno empieza a creer que Clarín por fin se dio cuenta del odio antipopular que detenta la Sociedad Rural y sus objetivos oscuros y antidemocráticos, ahí nomás sigue escribiendo Pepito para tranquilizarnos:
Tampoco sirve acosar a diario a medios y periodistas, bajo el cargo de confundir con malicia a la sociedad, como lo hace el ex presidente Kirchner.
¡Claro! Reírse de Eva Perón es lo peor del mundo, en tanto y en cuanto sea asimilable a criticar a Clarín. Sin embargo, lo lindo viene un poco más adelante porque Pepito... ¡cita a Perón!
Ya sabemos que a los antiperonistas les encanta citar a Perón cuando creen que dijo algo que les sirve para ganar una discusioncita. Debe tener que ver con la sensación de inseguridad que crece día a día y nadie hace nada. Lo que nunca habíamos visto es que citen a Perón para perder una discusión.


De un gesto se vuelve, de la palabra no. A propósito, veamos éstas: "La opinión pública del país está lo suficientemente preparada para criticar las informaciones que recibe. En algunos sectores se pensó que esa opinión había sido confundida con información tendenciosa, pero no fue así. A pesar que dos tercios de la opinión ciudadana soportó décadas de prédica destructiva, mantuvo una monolítica unidad de convicción. No es posible 'vender' ideas al pueblo, menos aún cuando, como en nuestro caso, se encuentra en él una incontenible sed de verdad". No es un comunicado de entidades de prensa. El texto lo firmó Juan Perón en la presentación de su Modelo Nacional, el 1° de mayo de 1974.
Tal vez Pepito no la leyó con mucha atención porque Perón, en esa frase (que la eligió Pepito, sin que nadie lo acose como denuncia en el primer párrafo) está diciendo lo mismo que Kirchner. El hecho de que para Perón, “la opinión pública del país” no se termine creyendo la “información tendenciosa”, la “prédica destructiva”, habilita a Pepito a creer que entonces no hay ningún problema en tirar fruta por el aire. Sólo le falta decir a Pepito “sí, desde Clarín tergiversamos la información pero no se quejen y no nos denuncien porque Perón dijo que los pueblos no son tan boludos y por más que le ocultemos la verdad, no nos van a dar bola”.
¡Mentime que me gusta! De un gesto se vuelve, de la palabra no. Y del ridículo menos.

15/5/09

Dei delitti e delle penne

9 comentarios /
Un día como hoy pero de 1738 nace en Milán el Compañero Cesare Beccaria, habitante eterno de las Estépas del Pre-Peronismo o Peronismo de Antes de la Primera Hora. El compañero Beccaria escribe en su juventud un folletito titulado "Del delito y de la Pena" y se adelanta, sin querer, doscientos años a su tiempo. Nadie daba dos mangos por el gordito pero parece que el librito pegó mucha onda en Francia y el tipo se convierte en estrella. Es el primer jurista en repudiar la pena de muerte, e inicia arrolladoramente un movimiento que culmina con la reforma del sistema penal europeo, caracterizado especialmente por su crueldad y sus sanguinarios métodos. Introduce el concepto de prevención del delito, y aduce que los hombres tienden a olvidar fácilmente los sucesos traumáticos, y que por eso la pena de muerte no tiene efectos en ese sentido. Cesare ha dicho:
Ni el Grande, ni el Rico deben satisfacer por precio los atentados contra el flaco y el pobre; de otra manera las riquezas, que, baxo la tutela de las Leyes, son el premio de la industria, se vuelven alimento de la tyranía. No hay libertad, quando algunas veces permiten las Leyes, que en ciertos acontecimientos el hombre dexe de ser persona, y se repute como cosa."
Los Heresiarcas del Choripán y los Monjes del Justicialista Sport, por diversos motivos, lo cuentan en las filas del General. Nosotros también. Un día peronista para no olvidar.

14/5/09

¿Mide o no mide?

9 comentarios /
Un día como hoy recién alguien dijo que "con un Estado débil y con dirigentes desprestigiados siempre avanzan las minorías". Mide. Que groso que es Néstor.

13/5/09

Les falta un jugador

16 comentarios /

Un día como hoy pero ayer terminaron de entrar todos los jugadores de Gran Cuñado a la casa. Faltó uno.

12/5/09

Actualización doctrinaria

9 comentarios /
Un día como hoy pero más temprano el excelentísimo Primer Hombre de nuestro país dejó que estas palabras recorrieran el espacio de radiodifusión para que Los Autores de UDP las compilen para beneplácito de todos los hombres y mujeres peronistas que habitan nuestro país, y para Derek, que está en Cancún, lugar en el que le tienen menos miedo a la gripe chancha que en Barrio Norte, a pesar de tenerla ahí, cerquita. Aguante Kirchner, Aguante Cristina, y Viva Perón Carajo. Habla El Pingüino, acá el audio.

8/5/09

El Gran DT

21 comentarios /
Un día como hoy nos encontramos con esta nota firmada por Diego Armando Maradona en la que apoya el proyecto de ley de Radiodifusión y cualquier otra iniciativa que favorezca a nuestro pueblo. Si Orteguita vuelve como “jugador testimonial”, que el Diego sea nuestro “candidato morocho”.

Combatiendo la inseguridad

9 comentarios /
Un día como hoy pero ayer el compañero Carlos Pisoni -cuyo nombre ha sido históricamente mal escrito en los medios y ahora la pegaron y dejaron de ponerle Carlos Bessone, Pisordi o Pezzone- le metió una denuncia penal a la Señora Pando para que se deje de romper las pelotas con todo lo que supimos conseguir. Carlos es un histórico militante de H.I.J.O.S. y actualmente se desempeña como Director de la Comisión de DDHH de la Legislatura de la Ciudad, bajo la presidencia de Juan. Acá, acá y acá las notas en este día soleado y peronista.

PD: en la foto, "Bessone" gritandole a Videla en la cara, a metros de la ventana de su depto. Los pibes tuvieron que aprender a manejar la grúa porque el dueño no se animaba al escrache al genocida. Groso.

5/5/09

En homenaje al gran Sampay

6 comentarios /
Un día como hoy pero mañana, un grupo de bogas, de futuros bogas y de trabajadores de la Justicia lanzan unas jornadas en homenaje al Dr. Sampay, autor de la Constitución más Peronista de la historia, a 60 años de que fuera sancionada por los constituyentes del pueblo. Click en la imagen para agrandar.

4/5/09

Círculos

12 comentarios /
Un día como hoy y cualquier otro día de estos últimos podría decirse que en estas elecciones se confrontan dos ideas. Sin embargo, esa dicotomía no logra penetrar el vallado mediático pues se ha decidido imponer la discusión chiquita como dinámica del debate público. ¿Pero cuáles son esas dos ideas?

Habitualmente, el oficialismo se refiere al conjunto de políticas públicas ejecutadas hasta la fecha bajo la denominación de modelo de acumulación económica con inclusión social. En la vereda de enfrente, hay dos variantes de un mismo tenor que se expresan a través de conceptos genéricos como república o institucionalidad, auguran que “se va a acabar la cara de culo”, denuncian que esto es tremendo y nadie hace nada y hacen otras apelaciones al niño constitucionalista que todos los argentinos llevamos dentro.

Sin embargo, ninguna de las dos corrientes de pensamiento expresa acabadamente su contenido. Una, tal vez, porque entre las ráfagas de metralla mediática gasta mucho tiempo en la trinchera asomando la capocha para ver quién tira; la otra, quizás, porque esconde motivaciones inconfesables.

En un asado reciente, un grupo de individuos de diversas orientaciones políticas debatía, entre vaso y vaso de tinto, sobre las próximas elecciones, sin saber que en realidad discutían sobre estas dos corrientes en pugna. La charla era absolutamente caótica. Entre los comensales, había varios sujetos pertenecientes a ese conglomerado que los medios denominan “gente”, es decir, personas que suelen decir frases como “a mí la política no me interesa”, pero que no paran de hablar de ella. Ellos exigían a “los políticos” que les expliquen la disyuntiva de manera que se entienda.

Frente a este panorama, un tímido muchacho que había pasado todo el rato junto a la parrilla expuso lo siguiente:
En nuestro país siempre existió esta pugna entre dos países. Una Argentina -que yo creo está fielmente representada por el gobierno- se funda en una idea muy simple: para asegurar un porvenir felíz a los ciudadanos hay que generar un fuerte mercado interno. Para que haya un fuerte mercado interno, hay que redistribuir la riqueza. Para redistribuir la riqueza, hay que subir los salarios. Para subir los salarios, hay que generar industrias y actividades económicas que sean sustentables en el tiempo. Para que haya industrias y actividades económicas sustentables en el tiempo, hay que generar un fuerte mercado interno”.
El joven agregó entonces que ese círculo virtuoso es el círculo de la estabilidad, de la previsibilidad, de la justicia, de la inclusión y del desarrollo. Sostuvo que, en los países del tercer mundo, esto no se puede lograr sin una fuerte intervención económica del Estado. Aclaró que dentro de ese marco hay matices, más de izquierda, más de derecha, pero matices al fin. Advirtió que esas ideas no son nada raras, que han sido consagradas científicamente a lo largo del siglo XX y probadas en todos los países que hoy son del primer mundo. Un nacionalismo sano, diría Scalabrini Ortíz.

Y siguió:
Por el otro lado, tenés la otra Argentina. Un país que se dedica a aprovechar el momento económico internacional, apostando a determinadas actividades que generan una grandísima rentabilidad. Acá, esa actividad es básicamente la agropecuaria. Entonces, lo que se pretende es que de esa rentabilidad se derrame el capital hacia los otros sectores de la economía para desarrollar el resto del país. El mercado sería el encargado de producir ese derrame, sin ninguna dirección de la economía por parte del Estado. Lo que termina sucendiendo es que la rentabilidad se la termina quedando muy poca gente; el dinero se va del país; luego, en algún momento se acaba la coyuntura internacional favorable a la actividad económica y como no hay otras actividades rentables, el país colapsa; la presión social es tan grande que hay represión; se destruye la clase media; hay algún cambio de gobierno para maquillar el descontento y ahí arranca todo de nuevo”.
Agregó entonces que ese círculo vicioso es el círculo de la inestabilidad, de la imprevisibilidad, de la injusticia, de la exclusión y del atraso. Sostuvo que en los países del tercer mundo esto no se puede lograr sin una fuerte represión social por parte del Estado. Aclaró que dentro de ese marco hay matices, más de izquierda, más de derecha, pero matices al fin. Advirtió que esas ideas no son nada raras, que han sido consagradas científicamente a lo largo del siglo XX y probadas en todos los países que hoy son del tercer mundo. “Ese es el meollo, el resto es verso”, concluyó y volvió a la parrilla. Así resumió este pibe la gran disyuntiva histórica de nuestro país. Por supuesto, hubo disensos, pero la charla se encauzó de otra manera. Ojalá ese debate se diera en todos los asados, en todos los diarios y en todos los canales.

Fuente: Ni a palos, Domingo 3 de Mayo (retocado para el blog).