Related Posts with Thumbnails

20/2/09

3º Concurso de Efemérides Peronistas

6 comentarios /
Un día como hoy en el que se cumple el plazo que la Mesa de Enlace estableció para perjudicar a todos los argentinos, Un Día Peronista se complace en anunciar al ganador del 3º Concurso de Efemérides Peronistas. En sintonía con las medidas antirecesivas para impulsar el consumo ante la crisis financiera internacional, inyectamos un libro de regalo para que no decaiga la cultura...

Un día como hoy pero hace exactamente 29.930 días nace en Miami Sir Sidney Poitier. Proveniente de una familia humilde de Bahamas, este negrito con inquietudes artísticas, comienza su carrera con un instructivo paso por los caminos de la delincuencia juvenil y el ejército. Luego, ya decidido por la actuación, logra subirse a las tablas del, como no podía ser de otra manera, American Negro Theater, centro cultural barrial del Harlem.
Así, de a poquito, a fuerza de talento y empeño, logra colarse en la caretísima industria cinematográfica de los ´50.

Con la convulsionada y conflictiva sociedad norteamericana de la época de fondo participa en Un rayo de luz (1950), interpretando a un médico mucho más humano que su paciente, un matón racista. En Fugitivos (1958), es un preso encadenado a Tony Curtis y a su destino en una bajalínea historia sobre prejuicios. Se convierte en el novio de una chica blanca cuyos padres progres no tienen nada en contra del amor interracial, siempre y cuando no le toque a su hija, en Adivina quién viene a cenar esta noche (1967). Naturalmente prohibida en Sudáfrica, Rebelión en las aulas (1967) cuenta la historia de un maestro de escuela luchando por ganarse la confianza de unos inquietos chicos blancos. En El calor de la noche (1967) es un detective de homicidios que para resolver un crimen debe cooperar con un policía local en el hiper-racista Mississippi de los ´60. En una escena del guión original, el detective tenía que recibir una cachetada de un sospechoso blanco y comérsela callado. Ahí, Sidney pide modificar la escena... En el corte final, el detective reacciona y le devuelve una hermosa mano.

A través de sus papeles libra su batalla cultural que consiste en sembrar conciencia e identidad racial lejos de los estereotipos obvios. Así, Sidney logra ser médico, abogado, detective, profesor, pero nunca deja de ser negro. Esta es su personal interpretación de la movilidad social ascendente. Lamentablemente, a pesar de su compromiso, también tuvo que bancarse las críticas de parte de la comunidad negra, que después de los asesinatos de Malcolm X y Martin Luther, llegó a acusarlo de blando en una época en que garpaba más salir de molotov.

Siempre modesto y de bajo perfil, gracias a (o más bien a pesar de) su militancia, el sistema decidió de todas maneras reconocerlo cargándolo con Oscares, Globos de Oro, Grammys y hasta un título de Caballero del Imperio Británico(!), entre otros premios.

Actualmente es embajador de Bahamas ante Japón y la UNESCO.

Por eso, hoy no podemos dejar de reconocer a este inocultable promotor de los valores del General y por lo tanto, demandamos el inmediato ingreso de este oscuro militante al firmamento de las estrellas justicialistas. Y desde acá, en su cumpleaños, le mandamos un peronista abrazo al compañero Sidney, brindamos con un tinto tibio, y como corresponde, le reservamos su merecido choripán.
¡Felicitaciones Fausto Firstater! La producción se comunicará contigo para hacer entrega del correspndiente premio.

18/2/09

José Peón Contreras

6 comentarios /
Un día como hoy pero del año 1907 muere en la Ciudad de México el médico, poeta y dramaturgo José Peón Contreras. Sabemos de él que le dieron el título en 1862, que trabajó en varias ciudades mexicanas y que dirigió el Hospital de Dementes de San Hipólito y la Cátedra de Enfermedades Mentales. Años más tarde ingresó a la Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística. Mientras tanto escribió 18 obras literarias.

De todas formas, cae de maduro que lo que nos importa ahora del entrañable Pepe no es su trayectoria social y desinteresada en el mundo de los locos ni sus historias hechas papel sino su nombre tan exageradamente peronista y que haya elegido morir un día después de que el recordado recientemente Robustiano Patrón Costas lanzara su candidatura a presidente de los argentinos.

Según los paleontógos peronistas no existe ni puede existir explicación científica para semejante antítesis sino la opción que nos da el Gran Teatro Universal del Peronismo para tomar posición entre dos mundos opuestos y enfrentados pero tan necesarios uno para el otro como la tragedia a la poesía. Robustiano-José. Patrón-Peón. Costas-Contreras ¿Algo más se puede decir ante semejante contundencia nominal, don Natanael Anarko Carrasco?

17/2/09

Robustiano, Patrón y Costas

8 comentarios /
Un día como hoy pero hace 66 años, un tal Robustiano Patrón Costas lanza su candidatura presidencial con el apoyo del dictador en ejercicio, el Dr. Castillo. El fraude era inevitable y el pueblo argentino, aún cuando todavía era sólo argentino, ya se intuía en sus entrañas, peronista. El resultado del anuncio suma varias gotas al vaso que luego revalsaría en la Revolución del cuarentitrés. Y en buena hora porque el señor Patrón se tomaba su apellido demasiado en serio y ha quedado en la historia como uno de los estereotipos de garca más simbólico de nuestra patria: explotador, esclavista, asesino, genocida, ladrón, dictador, latifundista, etc.

Los paleontólogos peronistas han esbozado diversas teorías al respecto del valor simbólico de este señor y de la imprescindible necesidad histórica de su existencia.

Es que quienes aún no sucumben a la tesis perobolche de que El General podría haber sido otro porque Perón iba a pasar, iba a ser, iba a existir aún sin Perón, encuentran en este hombre un argumento fuerte para su objetivo: refutar la herejía marxista de que Perón se topó con un accidente histórico.

Por caso los Heresiarcas del Justicialista Sport, los Guardianes de la Heladera Siam, las Monjas de la Fundación, los Fanáticos de la Tercera Posición: todos ellos resisten a la idea de que la revolución peronista bien podría haber sido conducida por un tipo de apellido Sánchez. Y no es para menos, aún cuando la fe ciega de estos hombres se enfrenta a una tesis consagrada por la ciencia moderna occidental. Un Patrón Costas no es casualidad, un Braden no es un accidente, un 17 de octubre no es azar, una Evita no puede ser de ojete.

Para estos grupos de memoriosos reivindicadores mitológico-peronistas hay cierta sonoridad particular, cierta métrica y cierta estética en todos estos personajes. Ellos son necesarios. Suman a una cábala peronista, a un destino de choripanes, a una fórmula única, irrepetible, divina.

Simples preguntas le alcanzan para refutar a los materialistas de Palermo: ¿Me estás diciendo que el movimiento obrero argentino hubiera sido así de poderoso sin la marchita? ¿Vos en serio pensás que el hecho de que la casa del exilio del Pocho se llame Puerta de Hierro no sumó nada? ¿De verdad creés que la sonoridad del apellido Obregón Cano no tiene nada que ver con la tendencia? ¿Cómo me explicás el peronismo sin el terremoto en San Juan? ¿Cómo hubiese sucedido todo si no se hubiese podido convertir el Cristo Vive en Perón Vuelve porque Perón se llamaba Sambucetti? ¿Cómo se hacía para alcanzar el fifty-fifty si Jauretche hubiese sido flaco? ¿Cómo? ¿La liturgia es causa o consecuencia?

Algo de todo esto hay en la sentencia de que todos son peronistas, de los cuales algunos sólo hacen el papel de gorilas.

Otro día peronista para recordar.

13/2/09

Alguien que da esperanza

8 comentarios /

Un día como hoy pero hace un par de días los argentinos hemos sido testigos de un gesto de sacrificio conmovedor.
El hecho de que una figura política en ejercicio de un cargo público de gran responsabilidad institucional se exponga de semejante forma a las críticas por dar la cara y poner el cuerpo en una situación tan desesperante nos tiene que contagiar de esperanza.
En épocas en las que los políticos se ocupan sólo de sus problemas de internas y se olvidan de la gente es reconfortante para todos los ciudadanos y ciudadanas saber que una persona a la que votó tanta gente para que los represente tenga los pies sobre la tierra y se suba al escenario de la vida real de una vez por todas.
Mientras nos bombardean con discursos absurdos que pretenden hacernos creer que son más importantes las formas que el fondo da gusto ver que hay alguien que sabe cuándo dejar de lado el frío protocolo aún sabiendo las críticas que recibirá por esquivar los vulgares lugares comunes a los que nos tiene acostumbrada la política argentina.
Ante la posibilidad de poder quedarse en un escritorio y “cumplir” hay alguien que entiende que con la gente hay que estar frente a frente, cara a cara. No importa si el público es crítico o consecuente: la posta hay que cantarla de frente, corriendo aún el riesgo a la vergüenza, al ridículo y al posible escarnio popular.
Por eso nos emocionamos en nuestra fibra peronista más profunda al ver esto:



Mientras tanto la presidenta insiste con la demagogia, el populismo y el clientelismo barato. Válgame Dios…


10/2/09

El que no escribe es un gorilón

8 comentarios /

Un día como hoy pero hace unos días el Gran Diario Argelino quiso convencernos de que abandonemos nuestras felices vacaciones en lo más recóndito de nuestra patria a través de la publicación de esta nota infame. De forma sutil intentó, no sólo mancillar uno de los derechos laborales más preciados, sino también hacernos abandonar nuestro plácido descanso. No señor. Clarín miente, Los Autores descansan.
De a poquito, tranquilitos, vamos a ir retomando el pasquín. Se viene un año jodido, así que hay que descansarse bien antes de sumergirse nuevamente en el Gran Teatro de la Historia Peronista Universal. Mientras tanto, escriban ustedes. Un Día Peronista lanza su tercer concurso. La mejor efeméride enviada por nuestros lectores a undiaperonista@gmail.com será publicada y el peronista responsable se llevará “Las Cuestiones” del querido Nicolás Casullo. Hay que escribir la efemérides del día 20 de febrero, fecha que ha sido elegida arbitrariamente y sin investigación previa alguna. Lo consigna es clara: se puede escribir sobre cualquier cosa. Siempre entendiendo que cualquier cosa, en el fondo, es peronista.